Paquito D’Rivera, clásico de hoy | El Tiempo Latino | Noticias de Washington DC
El Tiempo Latino
9:55 a.m. | 75° 8/14/2018

Paquito D’Rivera, clásico de hoy


Presenta “Jazz Meets the Classics” en el DC Jazz Festival. La pureza está en la mezcla, dice D’Rivera

Alberto Avendaño/ETL | 6/20/2014, 11:53 a.m.
Paquito D’Rivera, clásico de hoy
JAZZ MEETS THE CLASSICS. La última producción de Paquito D’Rivera llega al DC Jazz Festival el 27. | Cort. Greenbug Productions

Es habanero y fue un niño prodigio que comenzó sus estudios musicales bajo la supervisión de su padre, Tito, un saxofonista clásico. En casa se escuchaba desde Benny Goodman a Duke Ellington pasando por Mozart.

“Mi papá me metió además en la literatura”, explicó D’Rivera a El Tiempo Latino. Crecer en ese ambiente de curiosidad intelectual nutrió a un músico al que es difícil encasillar aunque él no tiene problemas con el término de “Jazz Latino”.

“El ser humano necesita poner etiquetas para entender las cosas”, dice. Pero él es además un músico con una sólida formación clásica a la que nunca renuncia. De hecho, el trabajo que presenta en el DC Jazz Festival el 27 de junio lleva por título “Jazz Meets the Classics”.

“Desde hace mucho que ha existido un romance entre los músicos de jazz y los clásicos, es como la atracción que ha habido de la academia —Bartok, Falla, Korsakov— por la música popular. A mi siempre me han fascinado Chopin y Mozart. Nuestro nuevo disco es el encuentro entre el jazz y lo académico”, explica D’Rivera.”

¿Y cómo influye en su música lo caribeño, el son, el danzón...? “Esos ritmos estaban en la radio, en el aire de La Habana en la que crecí”, dice. Por tanto la música de D’Rivera no es sólo jazz, o jazz latino, o ritmos del caribe,ni siquiera sólo música de cámara, clásica y académica.

“La mezcla es lo único que ha producido belleza en la historia de la música y de la humanidad”, apunta y recuerda su enamoramiento con la música brasileña.

“Creo que la mitad de mi corazón es brasileño”, comenta. Y se fue a grabar con la primera dama del jazz brasileño, Denis Andrade. De esa relación con Brasil surgió “Song for Maura”, un CD grabado con el brasileño Trio Corrente que le valió a D’Rivera su Grammy número 12 en 2014. Maura era la madre de D’Rivera y el tema que da nombre al disco tiene la nostalgia serena y madura de los clásicos y el aroma de un aguardiente gallego que en este caso es una cachaça brasileña.

Pero D’Rivera asegura que, si bien se nutre de los sonidos de su cultura y su fascinación, no tiene un sistema de creación establecido. “Y hasta ahora me ha salido bien”.

D’Rivera estaba actuando en 1981 en el Blues Alley de Washington, DC, cuando la estrella del jazz Dizzy Gillespie lo llamó para ir en gira por Europa. la generosidad de Gillespie le cambió la vida y lanzó a una nueva estrella musical en Estados Unidos.