Quantcast
El Tiempo Latino
10:00 a.m. | 38° 11/24/2017

La emoción del Mundial se vive en Bethesda


Decenas de aficionados brasileños celebran en las calles de la ciudad

6/28/2014, 3:51 p.m.
La emoción del Mundial se vive en Bethesda
Aficionados festejan el triunfo en la residencia de la familia brasileña Vieira Haspo en Bethesda, Maryland, luego de que Brasil clasificara a los cuartos de final del Mundial con el triunfo ante Chile en la definición por los tiros penales en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte, Brasil, el sábado 28 de junio de 2014. | Miguel Guilarte/ETL

Guilherme Loguercio y su novia Raiene Gasparotto en las afueras del estadio Mineirao de Belo Horizonte, Brasil, antes del partido entre Brasil y Chile por los octavos de final del Mundial el sábado 28 de junio.

Familia Loguercio

Guilherme Loguercio y su novia Raiene Gasparotto en las afueras del estadio Mineirao de Belo Horizonte, Brasil, antes del partido entre Brasil y Chile por los octavos de final del Mundial el sábado 28 de junio.

La emoción del Mundial de Fútbol de Brasil 2014 no tiene límites ni fronteras.

Decenas de aficionados brasileños y de otras nacionalidades festejaron hoy en Bethesda, Maryland, luego de que la selección de Brasil venció a Chile en la ronda de tiros penales del partido que los enfrentó en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, Brasil, por los octavos de final.

"Creo que podemos pasar por la próxima etapa contra Uruguay o Colombia pero a partir de ahí se complica mucho, no estuvimos nada bien", dijo a El Tiempo Latino el aficionado brasileño Francisco Vieira, de Floripa.

Vieira y su esposa Beatriz Haspo fueron anfitriones en su residencia de Bethesda de un grupo de aficionados que vivieron los nervios y definición a última hora de un partido que estuvo empatado a un gol desde el primer tiempo con goles de David Luiz, por Brasil, y Alexis Sánchez por Chile.

"La selección necesita un trabajo de mente, muy intenso, tiene mucha gente de grandes habilidades pero no están totalmente concentrados", dijo Haspo, instantes después de vivir momentos de verdadera angustia por la forma como se definió el partido.

"Fue un partido difícil, con muchos nervios. Creo que el técnico Luiz "Felipao" Scolari no hizo los cambios a tiempo y esperamos que en los próximos partidos estemos más preparados.

"Si Brasil no gana esta Copa del Mundo va a ser un fracaso", dijo Gustavo Loguercio de 15 años, quien vive en Brasilia y está de visita en el área con sus padres Jose Loguercio y Lourdes García.

"Uruguay sería un juego más difícil porque tienen muy buenos jugadores y una gran tradición", agregó Gustavo cuyo hermano Guilherme Loguercio presenció el partido en las gradas del estadio Mineirao.