Quantcast
El Tiempo Latino
10:42 a.m. | 50° 11/21/2017

Medalla al valor vence el racismo


El presidente Obama otorgó máximo honor militar a 24 veteranos que sufrieron discriminación, 17 son latinos

Ivonne Alemán Zanatta | 3/21/2014, 10:20 p.m.
Medalla al valor vence el racismo
ORGULLO. Obama abraza a Lenora Alvarado, hija de uno de los condecorados. | Ivonne Alemán Zanatta-ETL

HONOR. José Rodela.

Ivonne A-Z/ETL

HONOR. José Rodela.

El presidente Barack Obama concedió, el martes 18, Medallas de Honor a 24 veteranos de guerra, 17 de ellos hispanos, que no habían recibido la mayor distinción militar en su día por discriminación racial, pese a haber mostrado “un valor inimaginable” más allá del llamado del deber.

A la ceremonia, que tuvo lugar en la Sala Este de la Casa Blanca, acudieron familiares de los homenajeados: 17 hispanos, seis judíos y un afroamericano. Obama recalcó en su discurso que Estados Unidos es una nación que enfrenta sus imperfecciones y calificó la ceremonia como “un acto histórico” para corregir errores del pasado.

Obama nombró a los tres soldados que han vivido para ver este momento convertido en realidad: el afroamericano Melvin Morris y los hispanos José Rodela y Santiago J. Erevia, los tres condecorados por haber “demostrado en la Guerra de Vietnam su valor y generosidad” al ayudar a sus camaradas.

Lenora Alvarado, visiblemente conmovida y con lágrimas en los ojos, recibió el reconocimiento en nombre de su padre “Specialist Four” Leonard L. Alvarado, quien peleó en Vietnam.

“Me siento muy orgullosa de recibir este premio en nombre de mi padre, un hombre intrépido y fuerte que luchó por la libertad de este país, que es el mío. Es la herencia que me dejó y la quiero compartir con las nuevas generaciones”, manifestó Alvarado a El Tiempo Latino.

Las ceremonias de la Casa Blanca y la del Pentágono, el miércoles 19, reconocieron al grupo de veteranos más grande que recibe la Medalla de Honor en Estados Unidos desde la II Guerra Mundial. “Las vidas brillantes tras estas caras sonrientes de esas viejas fotografías reflejan toda la belleza y diversidad del país al que sirvieron”, destacó Obama.

Estos veteranos de la II Guerra Mundial, de la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam ya contaban con la Cruz al Servicio Distinguido, la segunda más importante condecoración militar en Estados Unidos, aunque una revisión ordenada por una ley del Congreso en 2002 determinó que eran merecedores del más alto honor.

Un reporte del Pentágono probó en su día que los militares no habían recibido el máximo honor por discriminación debido a su origen étnico o creencias religiosas.

“En lo peor de la batalla estas personas se negaron a rendirse y nos inspiran hoy con su fuerza, su voluntad y sus heroicos corazones”, aseguró Obama tras colocar la Medalla de Honor a los tres únicos condecorados vivos: el especialista del Ejército Erevia, el Sargento de primera clase de las Fuerzas Especiales Rodela y el Sargento afroamericano de las Fuerzas Especiales Morris, todos veteranos de Vietnam.