Quantcast
El Tiempo Latino
7:08 p.m. | 70° 10/15/2018

3-4, el Barcelona gana al Madrid e incendia La LIga


El Tiempo Latino/Redacción-EFE | 3/23/2014, 6:40 p.m.
3-4, el Barcelona gana al Madrid e incendia La LIga
Jugadores del Barcelona celebran el final del partido contra el Real Madrid, el domingo 23 de marzo, después de vencer 3-4 en el estadio Bernabeu | EFE

Madrid, 23 mar (EFE).- Un triplete de Lionel Messi resucitó al Barcelona en un clásico grandioso de fútbol, goles y polémica, que acabó con remontada azulgrana para bajar del liderato al Real Madrid, cortar la racha sin perder de Carlo Ancelotti -31 partidos- y dar el liderato al Atlético de Madrid en una Liga de tres.

El clásico respondió con fútbol a la grandeza de un duelo gigantesco. Intensidad, goles y rivalidad en uno de los enfrentamientos más bonitos del mundo que no decepcionó a nadie. El Barcelona tiró de orgullo para silenciar a los que faltan el respeto señalando a un fin de ciclo. Como si un ciclo se pudiese finalizar con Messi en el campo. El Real Madrid rescató su velocidad punta más alta para entremezclarla en la coctelera con su pegada.

Carlo Ancelotti llegó a la casa blanca con perfil de pacificador. Su figura abarca mucho más. Su mano de entrenador, en las antípodas del 'estilo Mou', conduce al Real Madrid a pelear con fe por un triplete histórico. Sin ruido pero con fútbol. Alejado de las polémicas. Con un equipo que se recita de memoria cuando hace meses se esperaba una artimaña diferente en cada clásico para conseguir recortar la distancia que separaba a dos enemigos eternos.

Picado en su orgullo saltó al Bernabéu el Barcelona. Con la firme intención de mostrar que a su estilo aún le queda vida y dar vida al cuestionado 'Tata' Martino. Salió por el balón para cargar su último cartucho. Con una superioridad clave en el centro del campo gracias a la presencia de Cesc. Era el factor desequilibrante. Entre líneas hizo sufrir a la defensa madridista y correr a sus medios tras el balón. Sus pases en profundidad desequilibraron. Las ayudas defensivas de los hombres de arriba no llegaban y el duelo tomaba color azulgrana.

Iniesta en el costado izquierdo y Neymar en el derecho encontraron espacios a espaldas de Carvajal y Marcelo. Neymar perdonó su ocasión. Iniesta fusiló a la red la suya. Su primer gol en un clásico en el Bernabéu tardó en llegar, pero levantaba al Barcelona cuando venían mal dadas en Liga. Intercambiaba papeles con Messi. El argentino asistió con guante de seda y Andrés soltaba un latigazo con su zurda. Arriba. Imparable para Diego.

Había aceptado el intercambio de golpes un Real Madrid que renunció de inicio al centro del campo. Juego directo y velocidad pura de Bale y Cristiano. Al ritmo enloquecido de Di María que condujo a su equipo a la reacción. El contragolpe es una herencia que sale de forma natural. En el vértigo apareció la figura de Benzema, más matador que nunca. Perdonó la primera, antes del tempranero gol del Barça. Chutó a manos de Valdés la segunda. A las nubes la tercera, con todo a favor tras una brillante jugada del 'fideo'.

Habían dado con el punto débil azulgrana en el partido. Álves fue superado siempre por Di María y tembló cuando se incorporó Marcelo. Sólo faltaba afinar la puntería y mejorar en defensa porque los balones de Cesc hacían temblar los cimientos blancos. Messi avisaba con un disparo cruzado que no encontró puerta. Al mínimo desajuste aparecía el argentino. Pepe salió a presionar, el espacio creado provocaba una ocasión.