Quantcast
El Tiempo Latino
7:49 p.m. | 63° 10/18/2017

ICE permite a madre inmigrante permanecer en el país


Santiago David Távara | 5/12/2014, 2:27 p.m.
ICE permite a madre inmigrante permanecer en el país
La madre inmigrante indocumentada Catia Paz, con sus hijas pequeñas, muestra un brazalete electrónico en el tobillo. Las autoridades le han permitido permanecer en el país por más tiempo. | Santiago David Távara

El Día de la Madre fue una fecha especial para la inmigrante indocumentada Catia Paz Álvarez, porque pudo pasar esa importante fiesta el sábado 10 de mayo junto con sus dos hijas pequeñas nacidas en Estados, sin el temor de ser deportada a El Salvador.

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) informó el viernes 9 al abogado de Paz de que había cambiado su decisión de deportar a la madre inmigrante y que ahora permanecerá por un año más en Estados Unidos.

“Me siento feliz, imagínese, estaba preocupada”, dijo Paz a El Tiempo Latino, quien señaló que el sábado celebró la noticia con miembros de CASA de Virginia, en Arlington, y luego en su iglesia.

El ICE, según un comunicado de la organización comunitaria CASA de Virginia, fue con base a las políticas de discreción del gobierno de Barack Obama para enfocarse principalmente en personas con antecedentes penales y no en casos de "baja prioridad" como el de Paz.

“El fin de semana celebré el mejor Día de la Madre que fue posible gracias a tanta gente en la comunidad que luchó por mí y por mi familia”, dijo Paz.

Junto con su esposo Germán Reyes y sus hijas Génesis, de 5 años, y Alison, de 2 años, Paz asistió 1 de mayo a una protesta contra las deportaciones frente a la Casa Blanca y lo hizo con el brazalete electrónico que le habían puesto las autoridades en el tobillo para rastrear sus pasos.

“Mi familia está dispuesta a continuar luchando por todos hasta que se resuelva la crisis de inmigración”, anotó la madre salvadoreña.

El director de CASA de Virginia, Gustavo Torres, dijo que “Catia Paz es una heroína para muchos inmigrantes en la región que a diario son devastados por las deportaciones”.

El padre de Catia hizo una petición de asilo político y la incluyó, pero el ICE rechazó el caso y la madre inmigrante perdió su permiso de trabajo.

Paz y su esposo tienen nueve años de casados e integran el ministerio de alabanza en una iglesia cristiana.