Quantcast
El Tiempo Latino
8:28 p.m. | 58° 10/16/2018

Más protestas en el este de Caracas


Se enfrentan a la policía con piedras

El Tiempo Latino/Redacción, AP | 5/14/2014, 6:34 p.m.
Más protestas en el este de Caracas
Recrudecen enfrentamientos en Caracas, Venezuela. | EFE

Un grupo de manifestantes, que bloqueó algunas vías del este de la ciudad, se enfrentó con piedras y otros objetos contundentes a centenares de guardias nacionales que dispersaron la protesta con gases lacrimógenos y balas de goma.

Durante la acción fueron arrestadas más de 40 personas, informó la policía.

Decenas de jóvenes, algunos con los rostros cubiertos con telas y máscaras de Anonymous, trancaron con desechos una de las principales avenidas del este de la ciudad y algunas calles de la urbanización de Los Palos Grandes, después de una marcha de universitarios para exigir la liberación de más de un centenar manifestantes detenidos en protestas anteriores.

Equipos antimotines llegaron al lugar para levantar las barricadas, lo que generó la reacción de algunos de los manifestantes que comenzaron a lanzarles piedras, botellas y otros objetos contundentes. Los militares respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma.

En medio de la acción un grupo de guardias nacionales rodeó a varias decenas de personas que se encontraban en los alrededores, que habían participado en la marcha de los universitarios, y detuvieron a más de 40, según informó a la AP la policía del municipio capitalino de Chacao.

Los arrestos masivos generaron airados reclamos de decenas de transeúntes y habitantes de los Palos Grandes que trataron de bloquear algunas vías para evitar la salida de los detenidos a lo que los guardias nacionales respondieron con gases lacrimógenos para dispersarlos.

Los universitarios marcharon horas antes en forma pacífica, en medio de la tensión generada por la decisión que tomó la víspera la coalición opositora de suspender el proceso de diálogo con el gobierno.

Los opositores suspendieron el proceso de acercamiento en protesta por la reciente represión de una marcha de universitarios y el desmantelamiento de cuatro campamentos opositores que culminó con la detención de 243 personas de las cuales doce aún permanecen arrestadas y sujetas a procesos judiciales.

El presidente Nicolás Maduro dijo la noche del martes que existen presiones de "sectores extremistas" que desde Estados Unidos estarían buscando terminar con los diálogos y descartó que se vaya a "parar de la mesa de diálogo".

"Espero que ellos (la oposición) tampoco se paren. Ya el hecho de estar dialogando y debatiendo es un avance democrático importante", afirmó Maduro al asegurar que espera reunirse con la coalición opositora el jueves en presencia de los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador y el nuncio apostólico en Caracas.

Venezuela se ha visto sacudida desde febrero por protestas de universitarios y opositores, esencialmente de clase media, en contra de la inflación -que alcanzó en marzo el 59% anual-, el desabastecimiento de bienes básicos y un alto índice de delincuencia

Los incidentes han dejado 42 muertos, 817 heridos y unos 2.500 detenidos, de los cuales 197 permanecen arrestados y sujetos a procesos judiciales, según la Fiscalía General.

El secretario general del partido opositor Acción Democrática, Henry Ramos Allup, ratificó el miércoles la posición de la llamada Mesa de la Unidad Democrática de suspender los diálogos con el Ejecutivo e indicó que la coalición no acudirá al encuentro del jueves anunciado por Maduro.

Ramos Allup dijo a la emisora local Radio Caracas que la reactivación de los diálogos depende de que "el gobierno tome decisiones. Ahora si el gobierno no puede tomar decisiones por sus problemas internos, porque las distintas facciones no permiten avanzar, bueno el diálogo va a fenecer".

El dirigente expresó que si los tres cancilleres sudamericanos viajan a Caracas la coalición opositora se reunirá con ellos en privado para plantearles las razones que los llevaron a congelar los diálogos. "Ellos han estado muy preocupados, pero como facilitadores tienen que guardar un gran equilibrio y tampoco pueden estar actuando como factores de presión", agregó.

El gobierno y la coalición opositora, que agrupa cerca de una docena de partidos y organizaciones, iniciaron el 10 de abril el proceso de acercamiento.