Quantcast
El Tiempo Latino
12:43 p.m. | 51° 11/19/2017

La visita a Washington del "guerrillero vegetariano"


Entrevista con el Presidente Mujica de Uruguay

Alberto Avendaño/ETL | 5/18/2014, 10:46 p.m.
La visita a Washington del "guerrillero vegetariano"
Jose Mujica, presidente de Uruguay | Paco Alacid para ETL

Estrecha la mano con suavidad, como para dejar al otro preguntándose dónde estará la dureza de este ex guerrillero Tupamaro en el Uruguay de los años 60: herido de bala seis veces, cuatro veces preso, fugado de la cárcel en dos ocasiones y con 15 años, en total, entre rejas. Uno espera el peso de la historia al otro lado de la mesa y se encuentra con un hombre sólido, realista y cómodo con las conclusiones que le ha servido la vida.

El presidente de la República Oriental del Uruguay, José Mujica, visitó Washington, DC, entre el 12 y el 15 de mayo, para hablar con el presidente Barack Obama y arrimar a Estados Unidos a la agenda humanista uruguaya. Al final, fueron tres días de efectiva diplomacia blanda.

Conversación con José Mujica, Presidente de Uruguay

“La lucha por la igualdad entre los hombres no se la podemos regalar a la derecha, que ése nunca fue su objetivo. Que la libertad no está en subasta. Tenemos que construir sociedades igualitarias respetando los fundamentos de la libertad, entendiendo que en la sociedad hay muchas diferencias, y en el mundo, y que no hay derecho a imponerle lo que uno piensa a los demás”.

Estados Unidos y Uruguay firmaron un Memorando de Entendimiento para la igualdad racial, étnica y social que impulsará los intercambios profesionales, asociaciones público-privadas e iniciativas regionales.

Durante el cálido encuentro entre Mujica y Obama —donde el uruguayo le dijo al estadounidense que el trabajo le aceleraba las canas— Mujica abrió las puertas de su país a Estados Unidos, no solo en inversión económica directa, sino para que acudan técnicos y profesionales a compartir su experiencia. Y Obama se comprometió a proporcionar fondos para "triplicar el tamaño del programa de intercambio de profesores entre EE.UU. y Uruguay".

Durante la conversación con El Tiempo Latino, Mujica se quejó de que la fuga de cerebros es “más bien robo de cerebros”, expresando su preocupación ante la pérdida del talento formado en el Uruguay.

Le dije que uno tenía la sensación de que Uruguay era un país de vacas, artistas y futbolistas. No tomó el estereotipo como una ofensa. Al contrario, durante la conversación el presidente desgranó el tema con paciencia de hombre del campo.

“Mi pais tiene cuatro vacas por cada habitante y otras tantas ovejas”, dijo. “Es un país eminentemente pecuario. En los últimos años se ha diversificado más hacia la agricultura, pero lo pecuario nos dio características de país urbanizado porque nos adaptamos al mercado mundial… Ahora está cambiando. El país ha multiplicado su productividad y actualmente tenemos el mejor per cápita de América Latina, pero tenemos todavía problemas”.

Mujica me ofrece una mirada intensa, acentuada por cejas en rebelión permanente, y las dos líneas de los labios serios bajo un bigote antiguo esconden su capacidad para la ironía y la distancia. Tal vez por eso, cuando le recordé que en 2009 se definió como un “gerrillero vegetariano” —más allá de la derecha y de la izquierda— se permitió sonreir con un ruido gutural escueto para, de inmediato, recuperar la sobriedad y encarar al periodista.