Quantcast
El Tiempo Latino
3:21 p.m. | 76° 10/22/2017

Telemedicina salva vidas en Latinoamérica


Tratamientos a distancia son eficaces

El Tiempo Latino/Redacción, AP | 5/19/2014, 6 a.m.
Telemedicina salva vidas en Latinoamérica
Orlando Vallone muestra cómo funciona una teleconferencia de consultas médicas virtuales en sus oficinas del Centro de Innovaciones de la Universidad de Miami el 15 de octubre del 2013. Las consultas virtuales, en las que especialistas de un país asesoran a colegas de otros países, son cada vez más comunes y ayudan a salvar vidas. (AP Photo/Wilfredo Lee) | AP

Para participar en sesiones de telemedicina, los hospitales latinoamericanos necesitan hacer una inversión inicial de unos 10.000 dólares en equipos y unos 70 dólares mensuales de mantenimiento, dijo el doctor Sánchez.

A través de la telemedicina, médicos de Estados Unidos atienden en tiempo real, a través de pantallas de televisión, computadoras y robots, a pacientes que están en hospitales a miles de kilómetros, mantienen juntas médicas con colegas, y ofrecen segundas opiniones en consultorios conectados en línea por la tecnología.

"Hay muchas situaciones en las que en los lugares remotos (de Latinoamérica) no tenemos todos los especialistas disponibles. Entonces con esta tecnología podemos ayudar a los médicos que están solos a tener una cara amiga (en Estados Unidos) para discutir los casos", expresó el doctor Marttos.

No existen estadísticas sobre cuántos médicos o pacientes de Latinoamérica utilizan la telemedicina, pero el doctor Sánchez dijo, a título de referencia, que en los últimos siete años su hospital ha participado en unas 400 sesiones de telemedicina con colegas de Estados Unidos y otros países, incluyendo consultas de emergencia.

En el Centro Ryder, en tanto, se realizan al menos nueve juntas médicas virtuales al mes con más de una decena de centros médicos y universidades de todo el mundo, incluyendo al Hospital Militar de Colombia, el Hospital Santo Tomás de Panamá y el Hospital Estatal Alberto Torres de Río de Janeiro.

La posibilidad de recibir opiniones de especialistas de Estados Unidos es uno de los aspectos que más atrae a los centros de salud de otros países.

"Saben que hay otro nivel de tecnología que no existe en sus países. Quieren un diagnóstico serio, y quieren saber qué están haciendo en otros lugares", dijo a la AP el doctor Mario Méndez, vicepresidente corporativo y director médico de Baptist Health International de Miami, que también atiende consultas virtuales del exterior.

El Baptist atiende cada año cerca de 12.000 pacientes extranjeros, mayormente del Caribe, Centro y Sudamérica, muchos de los cuales comienzan su contacto con los médicos del sur de la Florida a través de consultas por teléfonos con pantallas o computadoras con cámaras, explicó Méndez.

Los especialistas reciben primero los datos de los pacientes por vía electrónica e incluso intercambian información con sus médicos de sus países de origen a través de teleconferencias. El precio de esas consultas de segundas opiniones es de 600 dólares.

Tras obtener esa segunda opinión, muchos pacientes viajan a Miami para recibir aquí tratamiento, dijo Méndez

En Colombia, el Hospital Militar aplica la telemedicina también dentro de su territorio nacional cuando hay un ataque de la guerrilla en lugares remotos como la selva de Guaviare, a unos 280 kilómetros de Bogotá, y un equipo médico de combate que atiende a los civiles y militares heridos se pone en contacto con un centro de telemedicina de la Universidad Militar de Granada para que profesionales de Bogotá indiquen cómo debe ser la atención y evacuación de los lesionados.

Unos seis cirujanos de la unidad de emergencias del Hospital Santo Tomás de Panamá participan cada semana de teleconferencias con colegas de todo el mundo, y al menos seis veces al año presentan casos de pacientes que ellos mismos atienden, para que sean analizados entre todos.

"Esta experiencia es invaluable para el crecimiento de los profesionales que participan ya que permite compartir no sólo conocimiento... compartimos los trucos o técnicas quirúrgicas para casos difíciles, es como tener un tutor experimentado que te lleve de la mano para ofrecer el mejor recurso a nuestros pacientes", dijo a la AP la doctora Martha Quiodettis, del centro médico panameño.