Quantcast
El Tiempo Latino
10:12 p.m. | 75° 9/22/2017

Acusan a cinco chinos de espionaje


Tecnología usada para robar datos de economía

El Tiempo Latino/Redacción, AP | 5/20/2014, 6:48 a.m.
Acusan a cinco chinos de espionaje
Materiales de prensa en una mesa del Departamento de Justicia durante una conferencia de prensa en Washington, el lunes 19 de mayo de 2014, antes de que el secretario de justicia Eric Holder ofreciera la rueda de prensa. Holder anunció que un jurado estadounidense acusó a cinco hackers chinos de espionaje económico y robo de secretos comerciales. (Foto AP/Charles Dharapak) | AP

En un caso sin precedentes que implica espionaje económico internacional, Estados Unidos anunció el lunes cargos de ciberespionaje contra cinco militares chinos acusados de penetrar en empresas estadounidenses a fin de obtener secretos comerciales.

De acuerdo con la acusación formal, los hackers espiaron a empresas estadounidenses dedicadas a la energía nuclear y solar. Fueron acusados de robar secretos comerciales y comunicaciones internas para tener ventaja competitiva.

"El éxito del mercado internacional se debe basar solamente en la capacidad de la empresa de innovar y competir, no en la capacidad de un gobierno patrocinador de espiar y robar secretos comerciales", dijo el secretario de Justicia estadounidense Eric Holder.

Holder dijo que las empresas víctimas de los ataques fueron Alcoa World Alumina, Westinghouse Electric Co., Allegheny Technologies, U.S. Steel Corp., United Steelworkers Union y SolarWorld.

Los cargos fueron descritos como sin precedentes y representan un punto significativo de una vieja meta del gobierno del presidente Barack Obama de llevar ante la justicia a los responsables de amenazas cibernéticas patrocinadas por otros Estados. Un reporte reciente destaca que más de 40 programas de armas del Pentágono y casi otras 30 tecnologías de defensa se han visto en riesgo por las ciberintrusiones de China. La firma de ciberseguridad Mandiant también ha vinculado a una unidad militar secreta china con años de ataques cibernéticos contra empresas de Estados Unidos.

El caso judicial se anunció poco después de que se conociera de una operación mundial aparte realizada el fin de semana que resultó en el arresto de 97 personas en 16 países sospechosas de desarrollar, distribuir o usar un software malicioso llamado BlackShade. El programa informático permite a los criminales controlar computadoras personales en secreto.

"Este es el nuevo estándar", dijo Bob Anderson hijo, subdirector ejecutivo de la rama del FBI contra ciberdelitos. "Esto es lo que se verá en forma recurrente", agregó.

En un comunicado, la cancillería china dijo que las acusaciones de Estados Unidos son "hechos fabricados" que ponen en riesgo la "cooperación y confianza mutua" entre ambos países.

La acusación señala que cinco hackers —integrantes del Ejército Popular de Liberación_, trabajando desde un edificio en Shanghai, robaron información de las empresas y el sindicato de trabajadores que pudo ayudar a empresas chinas a conocer estrategias y debilidades de las empresas estadounidenses involucradas en litigios con el gobierno o empresas del país asiático.

Se cree que todos los acusados están en China y no está claro si alguna vez serán entregados a Estados Unidos para enfrentar a la justicia. Pero el Departamento de Justicia, al dar a conocer los cargos públicamente, identificó a todos y emitió carteles con la leyenda "se busca".

Funcionarios estadounidenses han acusado al ejército de China y a piratas informáticos residentes en China de lanzar ataques contra objetivos industriales y militares de Estados Unidos, a menudo para robar secretos o propiedad intelectual.

China ha respondido que ella misma enfrenta la grave amenaza de los hackers y que las fuerzas militares chinas son uno de los mayores objetivos de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) y el Comando Cibernético norteamericano.

"Tenemos la esperanza de que el gobierno chino respetará nuestro sistema de justicia penal", aseguró Holder.

La acusación del lunes tensa la relación de Estados Unidos con China.

En los últimos meses, Washington ha sido cada vez más crítico con las reivindicaciones territoriales chinas en mares en disputa en el este de Asia, a las que ha descrito como provocaciones.

Por su parte, Beijing ha denunciado un presunto intento del gobierno de Obama de reorientar su política exterior hacia Asia, lo que ha envalentonado a los vecinos de China y causado tensión.

En septiembre, Obama analizó varios temas de seguridad cibernética con el presidente chino, Xi Jinping, en el marco de una cumbre en San Petersburgo, Rusia.

A finales de marzo, el secretario de defensa estadounidense, Chuck Hagel, reveló que el Pentágono planea triplicar su personal de seguridad cibernética en los próximos años para defenderse de los ciberataques que ponen en peligro la seguridad nacional.