Quantcast
El Tiempo Latino
2:47 p.m. | 67° 10/15/2018

El pozo y el péndulo


Elecciones del 4 de noviembre de 2014

Alberto Avendaño-oped | 11/7/2014, 7:40 p.m.
El pozo y el péndulo
Republicanos vs demócratas según la caricatura de Gogue | GOGUE

Las elecciones del 4 de noviembre de 2014 se recordarán como las noche del pánico y el desconcierto del partido Demócrata. Es el infierno por el que pasan muchos presidentes. Bill Clinton entonó en su día el mea culpa y aceptó su parte de responsabilidad en los resultados. George W. Bush en su discurso postelectoral de este tipo de elecciones explicó la derrota de los suyos repitiendo, en una variedad de tonos de voz: “¡Muy apretada!” Y el presidente Barack Obama dijo “Mensaje recibido” mientras les aseguraba a los periodistas que estaba listo para tomarse un bourbon con el ahora líder de la mayoría republicana del Senado Mitch McConnell. ¿Pero qué les pasó a los demócratas?

Como en el cuento de E.A. Poe, a los candidatos demócratas los metieron en una mazmorra política donde se quedaron dormidos. Y al despertar, vieron que el movimiento del péndulo ponía en peligro sus vidas y que las paredes electorales se les venían encima para arrojarlos al cruel pozo de la demografía.

Según sondeos a pie de urna, la ola republicana fue impulsada por el votante blanco —75%— , pero un amigo republican —o sea, una fuente— me aseguró que los afroamericanos pasaron del 6% que le dieron a Romney en 2012 al 10% ahora —¿De veras? El votante negro representó el 12% del electorado. No nos perdamos en el laberinto de los porcentajes, pero es un hecho que los demócratas no recibieron el mismo alto apoyo de las “minorías”. Los latinos fueron el 8% de los votantes y eligieron a demócratas por un margen del 28% —poco comparado con el arrasador 44% de margen que le dieron a Obama sobre Romney. Así fue como el GOP le arrebató a los demócratas los escaños que le dieron el control del Senado por primera vez desde 2007.

Los republicanos saben que no necesitan la mayoría del voto de las minorías. Solo el suficiente. Pero no deben lanzar las campanas al vuelo. Saben que no pueden entrar en el Congreso como un elefante en una cristalería.

Obama ya habló de áreas de compromiso, pero hay que tener presente que temas a los que los republicanos se han opuesto, como el aumento del salario mínimo y la reforma migratoria, fueron votados o apoyados implícitamente el martes. De hecho, el politiqueo anti-inmigrante no le ayudó a los republicanos. Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, señaló que los candidatos republicanos que hicieron campaña basándose en políticas contra los inmigrantes salieron derrotados. Sin embargo, “los tres senadores republicanos que votaron a favor de la propuesta de ley de reforma migratoria de 2013 y se presentaron a la reelección —Lamar Alexander de Tennessee, Susan Collins de Main, y Lindsey Graham de South Carolina— fueron reelegidos sin problemas”, dijo Sharry.

Habrá que sacar del pozo a la política. El senador republicano Ted Cruz —tejano— dijo esto: “Dénnos una pistola, un caballo y una llanura y conquistaremos el mundo”. Pero los estadounidenses solo necesitan votar para conquistar el sentido común.

Avendaño es Director de El Tiempo Latino

alberto@eltiempolatino.com