Quantcast
El Tiempo Latino
1:02 p.m. | 51° 11/19/2017

Lucha por el Senado


Los partidos políticos juegan sus últimas cartas de cara a los comicios del 4 de noviembre

10/17/2014, 11:54 a.m.
Lucha por el Senado
PODER. Los estadounidenses saldrán a votar en noviembre en unos comicios en los que están en juego diversos puestos a nivel estatal y local. | EFE

Gobernadores, vicegobernadores, legisladores en la Cámara de Representantes, pero, sobre todo, senadores serán la clave en juego en las próximas elecciones legislativas que se celebran este 4 de noviembre. El control del Senado será el gran valor en los comicios, en los que los republicanos solo necesitan seis escaños más en la Cámara alta para arrebatársela a los demócratas y tener en sus manos la totalidad del Congreso.

Las elecciones a mitad de legislatura someterán a votación de los ciudadanos la totalidad de la Cámara de Representantes, que, según los analistas, permanecerá en manos republicanas. También se elegirán dos tercios del Senado, mientras que varios estados votarán por sus gobernadores y otros puestos de las administraciones estatales.

Animados por los bajos índices de popularidad del mandatario Barack Obama, los republicanos tratan de reflejar en sus adversarios demócratas sus “políticas fallidas” para alejar a los votantes de las urnas, y es que, además, el electorado más progresista tiende a quedarse en casa en los comicios legislativos.

“Obama tiene números de aprobación muy bajos y es importante para los demócratas que se presentan no hacerlo ‘con’ Obama, sino hacerlo en base a sus asuntos estatales y locales, donde pueden esgrimir una sólida argumentación a su favor”, explicó el profesor de Ciencia Política de la Universidad de Iowa, Steffen Schmidt.

“Los escándalos de la Administración Obama con el Servicio Secreto, los problemas de la Administración de Veteranos, Siria e incluso la respuesta al Ébola han hecho que el presidente sea un gran problema para los demócratas. Por eso, se están haciendo campañas locales. En algunos casos, incluso criticando a Obama”, advirtió el experto.

Todos los analistas asumen que los republicanos arrebatarán a los demócratas tres estados en los que el actual senador de ese partido no se postula para la reelección, esto es, Montana, Dakota del Sur y Virginia Occidental.

De este modo, la batalla más intensa se plantea en cinco estados claves, de los cuales los republicanos solo necesitarían tres victorias, y las predicciones para su desenlace han oscilado en las últimas semanas en función de los acontecimientos.

Uno de ellos es Carolina del Norte, un estado que Obama ganó en 2008 y perdió en 2012, y donde las minorías, entre ella la latina, podrían dirimir de qué lado de la balanza se inclinan las votaciones.

Iowa actuará como otra posible horquilla de poder, sobre la que, en un principio, los demócratas estaban muy seguros sobre el triunfo del representante Bruce Braley en sustitución del senador Tom Harkin.

Sin embargo, una serie de tropiezos del primero están haciendo tambalear sus opciones.