Quantcast
El Tiempo Latino
1:10 p.m. | 62° 4/26/2018

Publican la obra completa de un poeta hispanounidense


Luis Alberto Ambroggio

Alberto Avendaño-ETL | 10/18/2014, 5:03 p.m.
Publican la obra completa de un poeta hispanounidense
El escritor y académico hispanounidense Luis Alberto Ambroggio. | Alberto Avendaño-ETL

Recuerdo el regalo mi madre, en la juventud, de la Antología de César Vallejo y siento los golpes favoritos de la vida... Solo me alimenta el hecho de que el fomentar el ejercicio de la literatura me enseña, como dice Jorge Luis Borges, a eludir equivocaciones, no a merecer hallazgos...

Soy afortunado: he encontrado y hecho amistad con compañeros de ilusión como José Luis Saramago, Robert Pinsky, Claribel Alegría, Elena Poniatowska, Oscar Hijuelos y muchos otros que cambian la aventura en un logro a la vez placentero y misterioso, acaso deleznable en palabras de Carlyle.

—¿Cómo las influencias te han ido modelando a encontrar tu propia voz?

—Dicen que la musa del poeta es la lectura. Las influencias de textos, personas, experiencias son muchas y marcadas a lo largo de todos los poemarios y sus contextos en el territorio del tiempo y el espacio.

—Poesía civil, poesía de las calles...

—Me enorgullece que mi obra haya sido clasificada de Poesía cívica, poesía política a lo Walt Whitman, Miguel Hernández, Naxim Hikmet, Cesare Pavese, Pablo Neruda, Denise Levertov, porque no escatima la lucha incierta por ideales, justicia social, protestas de rebelión contra las fronteras crueles, los dogmas... Ya me lo escribió mi madre en su carta desde Málaga, el 31 de Enero de 1975, a mis 29 años, inserta como epígrafe del poema “Yo y mis ambiciones”: “¿Quién te dice, hijo, que no está allí tu vocación? En ser un gran poeta (entusiasmo al fin de madre) en lugar de tanto buscar beneficios materiales que al fin son tan efímeros, mientras lo otro sí es bueno, nos sobrevive…” Sí, busco vivir con pasión “En el jardín de los vientos”.

—Poeta hispanounidense.

—Soy hijo de un país que habla español: Estados Unidos. Trabajé en 1968 en el Comité de la Casa Blanca para el Desarrollo de la Comunidad Hispana. Y hemos crecido, somos parte de la historia de Estados Unidos. Debe existir un Museo Hispanounidense. El creador de los Estados Unidos, Thomas Jefferson, inculcaba el aprendizaje del español, obligando a sus hijas que leyesen diariamente 10 páginas del Quijote porque –como dice en la carta que le escribe a su sobrino Peter Carr- “Al español hay que prestarle mucha atención y procurar adquirir un conocimiento exacto del mismo. Nuestras relaciones venideras con España y la América hispánica harán que la adquisición de este idioma sea muy valiosa. La historia antigua de esa parte de América también se ha escrito en ese idioma”. Eso lo dijo el presidente Jefferson, yo soy solo un poeta que sueña en la solidaridad con Whitman.