Quantcast
El Tiempo Latino
10:33 a.m. | 50° 11/21/2017

La Serie Mundial se extiende a 7 juegos


Yordano Ventura lanzó una joya de pitcheo por los Reales en honor a Oscar Taveras

AP | 10/29/2014, 8:52 a.m.
La Serie Mundial se extiende a 7 juegos
Los jugadores de los Reales de Kansas City Alex Gordon, Jarrod Dyson y Lorenzo Cain celebran durante el séptimo juego de la Serie Mundial contra los Gigantes de San Francisco en el estadio Kauffman en Kansas City el martes 28 de octubre de 2014. EFE/Tannen Maury | EFE

El lanzador dominicano de los Reales, Yordano Ventura, dedicó su triunfo en el sexto juego de la serie Mundial a su compatriota Oscar Taveras fallecido trágicamente en un accidente en República Dominicana.

EFE

El lanzador dominicano de los Reales, Yordano Ventura, dedicó su triunfo en el sexto juego de la serie Mundial a su compatriota Oscar Taveras fallecido trágicamente en un accidente en República Dominicana.

KANSAS CITY, Missouri, EE.UU. (AP) — La Serie Mundial de los wildcards se definirá en el máximo de siete juegos.

Después de 16 innings consecutivos en el que sus bates estuvieron enmudecidos en San Francisco, el retorno a casa fue el mejor antídoto para los Reales de Kansas City, que aplastaron el martes 10-0 a los Gigantes.

Al encontrarse contra la pared en la postemporada por primera vez desde el partido de comodines contra Oakland hace casi un mes, los Reales zarandearon tanto al abridor Jake Peavy como al relevista Yusmeiro Petit en una parte baja del segundo episodio en la que emplearon 34 minutos para anotar siete veces.

Hubo de todo dentro del vendaval de nueve hits del segundo acto, que tempranamente liquidó el juego y encaminó a la victoria al novato Yordano Ventura en una apertura que dedicó a su compatriota dominicano Óscar Taveras, fallecido el domingo en un accidente vial en la República Dominicana.

"Que Dios lo tenga en un lugar especial", dijo Ventura sobre Taveras. "Este juego va a nombre él. Me preparé bien para ir concentrado a dejar lo mejor de mí".

Todo lo que bateaban los Reales acababa en hits, desde machucones hasta bombitos. El colmo fue un rodado saltarín de Alcides Escobar entre el montículo y la primera base, en que el venezolano superó en la carrera a la almohadilla al inicialista de los Gigantes Brandon Belt.

Además, Mike Moustakas, Eric Hosmer y Billy Butler empalmaron dobles durante el segundo acto.

Jake Peavy, con la oportunidad de conducir a los Gigantes a su tercer campeonato en cinco años, apenas pudo sacar cuatro outs al permitir seis hits y cinco carreras.

"No fue mi noche", dijo Peavy. "Hay que tener algo de suerte en este juego. Y no tuvimos nada de suerte".

El mánager Bruce Bochy apeló a Petit, quien llevaba 12 innings sin permitir carreras en sus tres apariciones previas en la actual postemporada. Pero el relevista venezolano no pudo contener a los Reales en una situación con las bases llenas y acabó tolerando sus primeras dos carreras en este octubre.

Fue una paliza sin paliativos. Cuando Omar Infante disparó un doble en el tercero, cada uno de los nueve bateadores de Kansas City ya contaba con por lo menos un hit. Sólo Butler, el bateador designado que volvió a la alineación tras los tres partidos en el estadio de la Liga Nacional, no pudo anotar.

El campeonato se definirá el miércoles en el Kauffman Stadium y Tim Hudson abrirá por los Gigantes contra Jeremy Guthrie, según adelantaron ambos mánagers.

Si es por antecedentes, los Reales pueden entusiasmarse con sus opciones. Los equipos de casa han ganado en las últimas siete ocasiones que el Clásico de Otoño se fue al límite.

"Esto no está decidido, hay que jugar hasta el último out", dijo el torpedero Escobar. "Lo que nos hace tan fuertes es que no tenemos ningún complejo. Y vamos a estar en nuestra casa".

Habría que remontarse a la edición de 1979 para encontrar al último visitante que se consagró en casa ajena. Esos fueron los Piratas de Pittsburgh, que se impusieron 4-1 sobre los Orioles en el séptimo.