Quantcast
El Tiempo Latino
12:24 p.m. | 49° 12/10/2018

Los rostros opuestos de los "dreamers"


Mientras que miles de jóvenes se benefician con DACA otros miles se quedan fuera

9/8/2014, 6 a.m.
Los rostros opuestos de los "dreamers"
Enrique López (izq.), de 24 años, pensó que podía ser beneficiado con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) pero le faltó un requisito. En cambio Daniel Niño, de 19 años, (Der.) está protegido desde 2012. |

López, quien había cruzado la frontera sur de Estados Unidos a los 17 años desde su natal Guatemala, se esperanzó e inmediatamente se apresuró a hacer los trámites para obtener el beneficio.

Sin embargo, por no cumplir con el requisito de la edad de ingreso al país, el joven residente en Baltimore, Maryland, quedó fuera del programa tal como sucedió con miles de estudiantes en todo el país.

La noticia le cayó como un balde de agua fría. “No me lo esperaba para nada. Yo estaba ilusionado y pensé que me podía beneficiar con DACA, pero no fue así”, lamentó López, quien ahora tiene 24 años.

Para ser elegible al beneficio de DACA, los jóvenes deben ser indocumentados que llegaron al país antes de cumplir 16 años y antes del 15 de junio de 2007. Además al momento de la solicitud deben haber vivido sin interrupción en Estados Unidos, estudiar en la escuela o haberse graduado de secundaria. No deben tener más de 31 años, ni haber cometido un delito grave o tres menores.

López cumplía con casi todos los requisitos, menos con la edad. “Yo debía haber entrado antes de los 16, pero lo hice a los 17”, dijo.

“Siento que es injusto porque to también soy un ‘dreamer’ con sueños y ganas de superarme, pero sin papeles no puedo”, manifestó el joven.

Aún estudiantes que han solicitado el beneficio de DACA han sido rechazados.

Hasta el primer semestre de 2014, más de 15.000 solicitudes de las 673.000 ingresadas fueron negadas, según datos del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés).

“Es muy frustrante y hasta a veces uno llega a un punto de desesperación”, dijo López.

El no poder estudiar o trabajar libremente angustia al guatemalteco, quien cuenta con un sólo familiar en este país. “Mi hermano y yo nos apoyamos y juntos enviamos dinero a nuestros padres, pero a veces no alcanza”, expresó.

De haber tenido DACA, otra sería la historia para este muchacho.

Una encuesta dirigida por un catedrático en la Universidad de California-San Diego, muestra que el programa ha sido un éxito para el medio millón de jóvenes beneficiados.

El 70 por ciento de los amparados con DACA pudo obtener un trabajo; 51 por ciento pudo ayudar a su familia mientras que el 46 por ciento se independizó económicamente.

López apunta sus esperanzas a una extensión de la Acción Diferida para un grupo más amplio de indocumentados. Como millones, espera que el presidente Barack Obama emita la orden ejecutiva que prometió para legalizar a miles, en el caso que el Congreso no aprobara una reforma migratoria.

“Ójala lo haga”, dijo.