Quantcast
El Tiempo Latino
1:44 p.m. | 53° 12/18/2017

El compromiso de Antonio Tijerino


Líderes hispanos en el Condado de Montgomery

Julie Rios-Little Para ETL | 9/14/2014, 8:10 p.m.
El compromiso de Antonio Tijerino
Antonio Tijerino, presidente de la Hispanic Heritage Foundation. | Milagros Meléndez-Vela

Es presidente y CEO de la Hispanic Heritage Foundation (HHF), una organización con más de dos décadas de existencia cuya misión es identificar, inspirar, preparar y posicionar a los líderes latinos en las aulas, en la comunidad y en la fuerza laboral para contribuir positivamente al desarrollo de Estados Unidos.

Antonio Tijerino

Hispanic Heritage Foundation

Hispanic Heritage Foundation

Se graduó en periodismo de la Universidad de Maryland y cuenta con un doctorado en Letras y Humanidades de The Chicago School.

“Nací en Nicaragua y vine a este país con 6 años. De pequeño no hablaba una palabra de inglés… y ahora me cuesta hablar en español”, comentó Tijerino quien recuerda que cuando llegó al área metropolitana de Washington “no había la diversidad que vivimos hoy”.

Tijerino, quien hoy vive en el condado de Montgomery, pronto entendió su misión y por dónde encaminar su pasión y su espírito de servicio.

“Cuando empecé en la Fundación, todo estaba enfocado a celebrar los éxitos de los latinos… como cuando la Casa Blanca inició el programa de los Hispanic Heritage Awards. Pero par mi, el foco fueron siempre los jóvenes y por eso, en los últimos 13 años, me concentré en el liderazgo de las nuevas generaciones hispanas”.

La juventud, dice Tijerino, puede encontrar las soluciones a muchos de los problemas que aquejan a la sociedad estadounidense actual.

“Estamos haciendo cosas increíbles y vemos cómo la comunidad latina ayuda cada día a Estados Unidos”, afirma.

Tijerino puntualiza que tiene su trabajo, pero por sobre todas las cosas está su responsabilidad para con Dios. Y es ese espíritu el que le lleva a movilizarse en favor de los más desfavorecidos. Le preocupa la pobreza que afecta de manera especial a la comunidad latina y, en estos días, se ha puesto manos a la obra para contribuir a aliviar el enorme trauma con que llegan los niños inmigrantes.

Cuando surgió la crisis de la frontera, “llamé a amigos e hicimos un viaje a McCallen, Texas, y allí escuchamos las historias y el trauma que han pasado estos niños migrantes”.

“Tenemos que abrir nuestros brazos a estos niños y trabajar en programas que les ayuden”, concluyó Tijerino.