Quantcast
El Tiempo Latino
3:23 p.m. | 76° 10/22/2017

4-0. El Barça gana sin brillo, pensando en sus "dos semanas grandes"


Luis Enrique dio descanso a Piqué, Mathieu, Iniesta y Neymar...

4/8/2015, 5:03 p.m.
4-0. El Barça gana sin brillo, pensando en sus "dos semanas grandes"
El delantero uruguayo del FC Barcelona Luis Suárez (i) celebra junto a sus compañeros Lionel Messi (d) e Ivan Rakitic (i), el gol marcado al Almería, segundo para el equipo azulgrana, durante el partido de la trigésima jornada de liga de Primera División disputado el miércoles 8 de abril en el Camp Nou. | EFE

Muchos goles y poco fútbol en la victoria sin brillo del Barcelona sobre el Almería (4-0), el día que el exazulgrana Sergi Barjuán debutó como entrenador de Primera División precisamente ante su exequipo.

El conjunto catalán se juega más de media temporada en los próximos trece días y encaró el duelo contra el cuadro andaluz sin poner toda la carne en el asador y con la mente puesta en lo que le vendrá a partir de ahora.

Luis Enrique dio descanso a Piqué, Mathieu, Iniesta y Neymar pensando en los importantísimos cuatro partidos que su equipo tendrá que afrontar en dos semanas: los dos de Liga ante Sevilla y Valencia y los de cuartos de final de la Liga de Campeones contra el PSG.

Bartra, Sergi Roberto, Pedro y Xavi, quien hoy recuperaba galones sobre el campo y el brazalete de capitán, fueron los premiados por el técnico asturiano, y parecía que iban a devolverle la confianza con creces, a juzgar por el gran arranque de partido del Barça.

Pero fue un inicio gaseoso que apenas duró diez minutos y en los que los locales encerraron al Almería en su área, aunque sin crear peligro más que en dos inocentes cabezazos de Messi y Luis Suárez.

Un cuarto de hora tardó el conjunto andaluz en salir de la cueva, coincidiendo con la primera aparición del indolente Thievy, capaz de pasar desapercibido durante muchas jornadas y resucitar, casi siempre ante los azulgranas, como un futbolista de mayor jerarquía de la que acostumbra a exhibir.

La primera incursión del delantero franco-congoleño en campo contrario acabó con un tiro cruzado de Wellington Silva que salió fuera por muy poco y que encogió el corazón del Camp Nou.

El Almería no volvería a llegar más en toda la primera mitad, pero tampoco sufriría atrás, ante un Barcelona aparentemente desmotivado, lento e inoperante del que solo se salvaban las ganas de Pedro en su intento de reivindicar por enésima vez la titularidad que hoy le arrebató a Neymar.

Una volea demasiado cruzada del canario y otra mordida de Xavi que acabó mansamente en las manos de Julián fue todo el bagaje ofensivo local en los minutos siguientes. Hasta que apareció Messi pasada la media hora.

La 'Pulga' poco participativo e impreciso hasta entonces, agarró un balón en banda derecha -hoy su posición de partida- y trazó su habitual diagonal hacia el interior para perfilarse el disparo con la zurda y ejecutar un tiro seco con rosca a la cepa del palo derecho de un sorprendido Julián.

Muy parecido al que Luis Suárez marcaría a los diez minutos de la reanudación, aunque esta vez el uruguayo, en lugar de colocar sutilmente el balón, lo golpeaba con muchas más violencia hasta doblar la manopla del meta visitante y colarlo por toda la escuadra.

El 2-0 finiquitó el partido y frenó en seco el buen arranque almeriense en la segunda mitad. El equipo de Sergi Barjuan había salido con más ambición, estaba teniendo más presencia en campo contrario e incluso Édgar había probado fortuna con un tiro lejano que se había marchado alto.