Quantcast
El Tiempo Latino
5:47 p.m. | 50° 11/17/2017

Clamor por la reforma migratoria en Maryland


Políticos demócratas acuden a la manifestación de CASA

Milagros Meléndez-Vela | 4/16/2015, 2:57 p.m.
Clamor por la reforma migratoria en Maryland
El congresista Luis Gutiérrez es, para muchos hispanos, la voz política más activa y enérgica a favor de los derechos de los inmigrantes en EE.UU. Gutiérrez fue el invitado de la manifestación de CASA en Maryland, el 15 de abril de 2015. | Alfredo Duarte Pereira-para ETL

El legislador demócrata Steny Hoyer (izq.) y el director de CASA, Gustavo Torres (der.) levantan las manos del congresista Luis Gutiérrez durante la manifestación pro inmigrante el 15 de abril de 2015.

Alfredo Duarte Pereira-para ETL

El legislador demócrata Steny Hoyer (izq.) y el director de CASA, Gustavo Torres (der.) levantan las manos del congresista Luis Gutiérrez durante la manifestación pro inmigrante el 15 de abril de 2015.

CASA: Evento por la reforma migratoria

Lo recibieron como un héroe, con ovaciones, aplausos y el infaltable grito de “Sí se puede”. Decenas de familias, activistas y políticos concentrados en una manifestación en Hyattsville, Maryland, el miércoles 15 de abril, escucharon y vitorearon al congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois).

El político —con más de dos décadas en el Congreso— reiteró el apoyo a las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama.

“La única manera de progresar, mientras que la legislación no avanza en el Congreso es utilizar el margen de maniobra que el mismo Congreso le otorgó al presidente (orden ejecutiva) para aplicar las leyes con más cordura y eficiencia”, expresó Gutiérrez.

Las medidas migratorias del mandatario se encuentran paralizadas por una orden judicial. De entrar en vigor, éstas permitirían que unos 4 ó 5 millones de indocumentados regularicen su estadía en Estados Unidos.

Hoy viernes, 17 de abril, está previsto que la Corte de Apelaciones del Quinto Distrito en Nueva Orleans, escuche los argumentos del Gobierno para levantar la suspensión temporal que pesa sobre las medidas. Hay incertidumbre y se espera un largo camino, expresaron algunos de los manifestantes convocados por la organización pro-inmigrante CASA.

Paralela a la suspensión existe una demanda, patrocinada por 26 estados, en Texas. Ésta alega que las acciones migratorias son inconstitucionales.

La manifestación del miércoles ante el edificio de CASA, fue presidida por el congresista Steny Hoyer, quien es el segundo demócrata de mayor jerarquía en la Cámara de Representantes.

Hoyer, quien representa a Maryland, instó a continuar la lucha por una reforma migratoria.

“Voy a seguir trabajando con el congresista Gutiérrez para avanzar una reforma migratoria comprensiva en el Congreso para que podamos arreglar el sistema —el cual todos estamos de acuerdo — está quebrantado”, señaló Hoyer. “Mi padre emigró de Dinamarca cuando tenía 42 años y vivió lo que muchas de las familias inmigrantes viven hoy”, señaló.

Junto al director de CASA, Gustavo Torres, el congresista Hoyer levantó los brazos a Gutiérrez declarándolo como un “campeón “ en la lucha migratoria. Junto a ellos alzaron los brazos los legisladores demócratas Donna Edwards y Chris Van Hollen quienes fueron parte del grupo de políticos que se solidarizó con la causa de la reforma migratoria. También hicieron acto de presencia políticos estatales, entre ellos, Joseline Peña-Melnyk, Ana Sol Gutiérrez y Víctor Ramírez.

El ambiente fue festivo y familiar —decenas de niños acompañaron a sus padres portando pancartas alusivas al estatus migratorio y el horror de las deportaciones. Pero también se respiraba una sensación de incertidumbre. “Tenemos temor por lo que pueda pasar con nosotros si no contamos con el alivio migratorio”, dijo a El Tiempo Latino la mexicana Madai Ledezma tomando la mano de su hija Heather, de 6 años, nacida en Maryland un 4 de julio.

Cerca de Ledezma, se encontraba la activista Ivania Castillo, una ciudadana estadounidense de origen salvadoreño quien vive en carne propia el drama de familiares y amigos indocumentados. Castillo le mostró su bandera de Estados Unidos —con nombres de hispanos y personas comprometidas con la causa inmigrante— a Edwards y Van Hollen quienes también la firmaron.