Quantcast
El Tiempo Latino
7:05 p.m. | 47° 11/19/2017

Baltimore tomada por la policía


Tensión y despliegue de la Guardia Nacional

Milagros Meléndez-Vela | 4/28/2015, 5:17 p.m.
Baltimore tomada por la policía
Hoy martes 28 de abril de 2015, el joven Daquan Green, de 17 años, se sentó delante de un destacamento de la Policía del condado de Anne Arundel en North Avenue, Baltimore, lugar que el lunes 27 de abril fue el foco de los disturbios. | Milagros Meléndeez-Vela/ETL

La Guardia Nacional desplegada por orden del gobernador de Maryland, Larry Hogan, protege la Riggs St, junto a una estación de policía, el 28 de abril de 2015 en horas de la tarde.

Milagros Meléndeez-Vela/ETL

La Guardia Nacional desplegada por orden del gobernador de Maryland, Larry Hogan, protege la Riggs St, junto a una estación de policía, el 28 de abril de 2015 en horas de la tarde.

Predicador Kevin Germany, el 28 de abril, en la Riggs St. de Baltimore, Maryland, durante una tarde llena de tensión.

Milagros Meléndeez-Vela/ETL

Predicador Kevin Germany, el 28 de abril, en la Riggs St. de Baltimore, Maryland, durante una tarde llena de tensión.

En Baltimore, Maryland, cerca de la North Avenue, punto fuerte de disturbios, el 28 de abril de 2015.

Milagros Meléndeez-Vela/ETL

En Baltimore, Maryland, cerca de la North Avenue, punto fuerte de disturbios, el 28 de abril de 2015.

Una mujer es atendida después de inhalar gases lacrimógenos el martes 28 de abril de 2015 en Baltimore, Maryland.

Milagros Meléndeez-Vela/ETL

Una mujer es atendida después de inhalar gases lacrimógenos el martes 28 de abril de 2015 en Baltimore, Maryland.

Tensión en Baltimore, el martes 28 de abril.

Milagros Meléndeez-Vela/ETL

Tensión en Baltimore, el martes 28 de abril.

Baltimore, MD.- Un día después de los violentos disturbios en la ciudad de Baltimore, en Maryland, miles de efectivos policiales, incluida la Guardia Nacional —desplegada en el día de ayer por el gobernador Larry Hogan— tomaron literalmente las calles el martes 28 de abril para restaurar el orden en una ciudad que no da indicios de calmar la espiral de violencia en la que entró a raíz de la muerte del ciudadano afroamericano Freddie Gray mientras se encontraba en custodia de oficiales de la policía de la Ciudad.

En la avenida North al oeste de Baltimore, que el lunes 27 fue escenario de incendios y saqueos, se plantaron murallas humanas de policias mientras que helicópteros y patrullas vigilaban los alrededores.

Otros que formaron murallas humanas fueron miembros de grupos religiosos y de organizaciones comunitarias que sirvieron como apaciguadores, entre ellos 300 Men March, un grupo en contra de la violencia.

"Estamos aquí para decir basta a la violencia y demostrar que la mayoria de nosotros queremos paz pero también justicia", dijo un adolescente que prefirió no ser identificado.

El lunes, una turba de jóvenes se volcaron a las calles enfurecidos causando destrucción, tras el funeral del joven de raza negra Freddie Gray, quien murió por la lesiones provocadas durante su arresto.

Toque de queda

La alcaldesa de Baltimore, Stephanie Rawlings-Blake, declaró un toque de queda en la ciudad que se empezará a aplicar a partir de las 10 de la noche de hoy martes 28 y que se prolongará durante una semana.

La alcaldesa demócrata indicó que a partir del martes a las 10pm (a las 9 para los menores de 14 años), se iniciará un toque de queda que durará hasta las 5 de la madrugada y que se repetirá cada día durante la próxima semana. Las autoridades pretenden rebajar así la violencia.

La Policia dijo the 15 oficiales resultaron heridos. Hubo incendios y saqueos. Las autoridades arrestaron a más de 200 personas y el gobernador declaró estado de emergencia.

Freddie Gray, de 25 años, falleció el domingo 19, una semana después de sufrir una lesión en la columna vertebral cuando estaba bajo custodia policial. El arresto se produjo el jueves 12 de abril y pese a que Gray solicitó asistencia médica ésta nunca le fue dada.

Este nuevo incidente ha revivido las tensiones raciales y heridas en la comunidad afroamericana tras la muerte de otro joven en Michael Brown en Ferguson, Missouri, en agosto.