Quantcast
El Tiempo Latino
4:48 p.m. | 81° 5/21/2018

El verano es más largo en Delaware


A unas 120 millas de DC está Rehoboth Beach

Tomás Guevara especial para ETL | 8/25/2015, 7:13 p.m.
El verano es más largo en Delaware
La playa de Rehoboth figura entre las 10 mejores playas de todo Estados Unidos. La península se llama Delmarva (Delaware, Maryland y Virginia). | Tomas Guevara para ETL

El pueblo de Rehoboth está diseñado para el ocio.

Tomas Guevara para ETL

El pueblo de Rehoboth está diseñado para el ocio.

Un chapuzón en las playas de Rehoboth Beach, en Delaware, es un deleite por el que miles de turistas viajan desde distintos puntos del área metropolitana de Washington y de otras zonas de la costa este de Estados Unidos. Es un paraíso marino que figura en el ranking de las 10 mejores playas de todo el país.

El nombre oficial de esta península es Delmarva, un compuesto creado con las siglas de los estados que tienen parte de este territorio: Delaware, Maryland y Virginia. La inmensa vista al mar Atlántico que se divisa desde la ciudad de Rehoboth Beach es sólo un segmento de la península de 170 millas de largo por 70 millas de ancho.

Esta ciudad fue fundada en 1873, después que el reverendo de la Iglesia Metodista Episcopal de Wilmington, en Delaware, Robert W. Todd, designara este sitio como un lugar apropiado para los retiros espirituales.

Así consiguió los permisos para ocupar la entonces despoblada región y erigió la primera casa para recreo veraniego de la congregación religiosa.

Los ingleses y holandeses ya habían explorado esa región rica en vida marina y de extraordinarias playas desde el siglo XVII, es más un navegante inglés descubrió la actual bahía de Rehoboth mientras buscaba una salida al Atlántico desde Virginia, el nombre proviene del libro del Génesis y significa “lugares inmensos” en hebreo. En la actualidad esta fértil explanada de paisaje marino con un rico recurso natural conformado por inmensos parques nacionales de protección de vida silvestre es una mina de oro para los operadores turísticos.

Hoteles, restaurantes, bares, cafés, galerías de arte y tiendas de todo tipo están apostadas en la avenida Rehoboth que en línea recta forma una “T” con el malecón, una estructura de madera de casi una milla a la orilla del mar.

Todo está hecho para que el visitante tenga una estancia relajante en esta ciudad que forma parte del condado de Sussex, la franja costera la comparten entre cuatro ciudades igual de atractivas por sus playas como: Lewes, Dewey Beach, Bethany Beach y Fenwick Island.

Con el tiempo y el uso de los veraneantes han encontrado los segmentos de playa adecuados a sus intereses. Así los turistas jóvenes conocen las playas donde acude gente de su edad, otros sectores se han posicionado como sitios muy apropiados para grupos familiares con niños. También los hay para parejas del mismo sexo.

Rehoboth Beach no se ha salvado de catástrofes causadas por devastadoras tormentas como las de 1914, 1962 y 1992, compiladas por la Colección Purnell, de los archivos de Delaware.

Los parques naturales

Cuando los precios de hoteles se disparan durante el pico de la temporada alta una opción para los visitantes es el albergue en un campamento cerca del mar y con posibilidad de disfrutar de senderismo, ciclismo, y hasta los observatorios en cinco torres con vista panorámica de la bahía que posee la reserva de Cape Henlopen State Park.

El guía de este parque Michael Fairbank comenta que esta opción es muy apetecida por grupos de jóvenes que aparcan el vehículo por un costo de $10 dólares que cuesta la entrada al parque.

Para facilitar la movilización interna de los visitantes dentro del parque, la administración ha dotado con un lote de bicicletas de uso gratuito. Cada usuario tiene un límite de dos horas de uso de la bicicleta que puede recibir y entregar en puntos estratégicos de acopio dentro del parque, explica Nohemí Palmero, una visitante que ha llegado con su familia desde Maryland.

Otro punto de interés es el parque nacional Prime Hook, refugio de vida silvestre de 10 mil acres. Un santuario de vida marina con una gran variedad de peces de agua salada y dulce que viven en la trama de ríos y lagunas que se interconectan entre canales naturales con la bahía.