Quantcast
El Tiempo Latino
2:51 a.m. | 52° 1/23/2018

Tensión en la visita de Felipe González a Venezuela


En apoyo de la oposición

Nélida Fernández-EFE | 6/8/2015, 8:49 p.m.
Tensión en la visita de Felipe González a Venezuela
El expresidente del Gobierno español Felipe González habla con la prensa en la sede del partido político venezolano COPEI luego de sostener una reunión con Lilian Tintori (dER.), Mitzi Capriles y Patricia Ceballos, esposas de presos políticos opositores venezolanos y miembros de la Mesa de Unidad Democrática el lunes 8 de junio de 2015, en la ciudad de Caracas. | EFE

Un grupo de personas participa en una vigilia en la iglesia Chiquinquirá el sábado 6 de junio de 2015, en Caracas (Venezuela). La vigilia se realiza para pedir por la salud de los opositores en huelga de hambre y por la mediación del papa Francisco en la crisis venezolana.

EFE

Un grupo de personas participa en una vigilia en la iglesia Chiquinquirá el sábado 6 de junio de 2015, en Caracas (Venezuela). La vigilia se realiza para pedir por la salud de los opositores en huelga de hambre y por la mediación del papa Francisco en la crisis venezolana.

Caracas, 8 jun (EFE).- El expresidente del Gobierno de España Felipe González cumplió hoy con su agitada agenda en la visita que lleva a cabo a Venezuela para brindar apoyo a los políticos presos, aunque sin ejercer la abogacía, una jornada que realizó mientras recibía una lluvia de críticas por parte del chavismo.

González, que llegó ayer a Caracas, sostuvo reuniones con dirigentes de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) donde manifestó su intención de acatar la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) que recordó ayer que el exgobernante no podrá ejercer la abogacía en el país caribeño.

"Acepto la jurisdicción venezolana, es con base en ella que hice la propuesta de participar como asistencia técnica. Creo que es un derecho de la defensa, pero respeto y acato la decisión del Tribunal", dijo González en referencia al fallo del Supremo emitido ayer.

La visita de González a Venezuela tenía como objetivo principal servir como "asesor técnico externo", al equipo legal que se encarga de defender al líder del partido Voluntad Popular (VP), Leopoldo López, y al alcalde metropolitano, Antonio Ledezma, considerados "presos políticos" por la oposición.

"No me quedará otra que hacer esfuerzos en ámbitos internacionales que obligan jurisdiccionalmente a Venezuela, como a España, como a Colombia, o como a Grecia", dijo al referirse a los espacios de lucha en los que actuará para respaldar a los políticos presos venezolanos en vista de la prohibición del Supremo.

El exgobernante español dijo, además, que "intentará" ver a López y asistir a la audiencia de su juicio pautada para el próximo miércoles, así como al también encarcelado exalcalde Daniel Ceballos, durante su estadía en Caracas.

"Se está tramitando esa autorización, de la que espero tener una respuesta, porque en contra de la desautorización no haré nada y en la ausencia de autorización veré", argumentó.

González sostuvo además una reunión en privado con el editor y dueño del diario Tal Cual y político venezolano Teodoro Petkoff y, antes de este encuentro que ocurrió en la casa del periodista, el expresidente del Gobierno español le hizo entrega del premio de periodismo Ortega y Gasset que le concedió el diario El País.

El político español había recogió el galardón a nombre de Petkoff el pasado 6 de mayo en Madrid pues el editor venezolano no pudo acudir a la cita en España por tener prohibida la salida de Venezuela a raíz de una denuncia contra él por difamación hecha por el presidente del Parlamento venezolano, Diosdado Cabello.

"Fue una reunión privada, los periodistas que estábamos ahí, lo vimos cuando llegó, cuando se abrazaron y cuando le entregó el premio y después nos dijeron que por favor nos fuéramos", narró a Efe el jefe de redacción del diario Tal Cual, Xabier Coscojuela.

La visita de González a Venezuela ha generado el rechazo del oficialismo, y el mismo Jefe de Estado, Nicolás Maduro, ha manifestado su descontento calificando las actividades del exgobernante en su país como "intervencionismo" en los asuntos internos de la nación petrolera.