Quantcast
El Tiempo Latino
2:44 p.m. | 52° 11/19/2017

Relaciones EE.UU.-Israel “no están "muertas": Netanyahu


Redacción-EFE | 3/2/2015, 11:25 a.m.
Relaciones EE.UU.-Israel “no están "muertas": Netanyahu
Primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. | EFE

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo al inicio de su visita a Washington que "las noticias sobre la muerte de las relaciones entre EE.UU. e Israel no solo son prematuras, sino erróneas".

Netanyahu aseguró que la asistencia récord a la conferencia anual del Comité de Relaciones Públicas Americano-Israelíes (AIPAC), de 16.000 personas, es un ejemplo de que "nuestra alianza es más fuerte que nunca...y será más fuerte".

El primer ministro israelí señaló que llega a Washington en un "momento crítico", en el que contraviniendo el protocolo con la Casa Blanca se dirigirá al Congreso estadounidense para denunciar los peligros de un acuerdo nuclear con Irán.

"Mi intención no es faltar el respeto al presidente (estadounidense, Barack) Obama ni al puesto que representa", aclaró Netanyahu en su discurso en la mañana del lunes 2 de marzo.

El primer ministro afirmó que el propósito de su discurso ante el Congreso el 3 de marzo es "hablar claro sobre un potencial acuerdo con Irán que amenaza la supervivencia de Israel", ya que "es una obligación moral denunciarlo mientras queda tiempo"

"Irán amenaza con destruir Israel, divide países en Oriente Medio, apoya el terrorismo y está desarrollando, mientras hablamos, la tecnología par construir armas nucleares", advirtió.

"Los días de un pueblo judío pasivo frente a sus aniquiladores se han acabado, nunca más", aseveró el mandatario israelí, que recibió una gran ovación de los asistentes del lobby pro-israelí.

La visita de Netanyahu a Washington ha tensado las relaciones con el presidente Obama, ya que aceptó la invitación republicana de hablar ante el Congreso sin avisar a la Casa Blanca, rompiendo con el protocolo diplomático.

Netanyahu realiza esta visita a dos semanas de jugarse su futuro como primer ministro en las urnas y mientras los republicanos en Estados Unidos mantienen un pulso en el Congreso, que controla ese partido conservador, con la política exterior de Obama.

El primer ministro israelí indicó que no quiere inmiscuirse en "el debate partidista estadounidense".

"Lo último que quiero con este discurso es que Israel se convierta en un tema de división entre los dos partidos", las relaciones con Israel deberían ser un asunto que cuente con el acuerdo de republicanos y demócratas, aseguró.

"Estados Unidos e Israel son como miembros de una misma familia... Nuestra alianza es segura y fuerte", añadió Netanyahu.

Poderoso lobby judío

El AIPAC, que es el mayor grupo de presión judío con un marcado carácter conservador, verá desfilar además a "halcones" republicanos como Lindsey Graham y a senadores demócratas con importantes electorados judíos, pero las ausencias de este año dirán mucho más.

Los influyentes asistentes no escucharán al presidente estadounidense, Barack Obama, quien se subió a la tarima de este foro por última vez en 2012, año electoral, mientras que otras figuras demócratas han decidido hacer desplante a Netanyahu y su cabildeo.

Las únicas representantes del gobierno estadounidenses en esta edición serán la embajadora ante la ONU, Samantha Power, y la asesora de seguridad nacional de Obama, Susan Rice, quien dijo esta semana que la actitud de Netanyahu es "destructiva para los cimientos de nuestra relación".