Quantcast
El Tiempo Latino
2:13 p.m. | 50° 11/20/2017

Nueva misión en la pastoral hispana


Mario Eduardo Dorsonville-Rodríguez, próximo obispo auxiliar de Washington

Santiago David Távara | 3/27/2015, 11:54 a.m.
Nueva misión en la pastoral hispana
SACRAMENTOS. El reverendo Mario Eduardo Dorsonville-Rodríguez considera clave la vivencia de los sacramentos entre los laicos hispanos. | Jaclyn Lippelmann/El Pregonero

El monseñor Mario Eduardo Dorsonville-Rodríguez, de origen colombiano, asumió con humildad el nombramiento de papa Francisco el 19 de marzo como obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Washington en reemplazo del ya retirado obispo Francisco González, de ascendencia española.

“El anuncio lo recibí con un espíritu de humildad con agradecimiento a su santidad, papa Francisco, puesto que pienso que es una responsabilidad que el Santo Padre está confiando a mi persona para el pastoreo de la comunidad inmigrante en la Arquidiócesis de Washington”, dijo el reverendo Dorsonville en una entrevista telefónica con El Tiempo Latino, horas después de su nombramiento.

La misión se trata de un ejercicio pastoral “que lo hago en servicio y en ayuda a quien es el cardenal (Donald) Wuerl”, de la arquidiócesis, anotó.

El obispo electo nació en 1960 en Bogotá. Fue ordenado sacerdote en 1985 y es licenciado en Teología. Durante su ministerio pastoral ha sido párroco, vicepárroco, capellán y profesor de Ética, de Consejo Pastoral y Catequesis.

Actualmente dirige el Centro Católico Hispano de la arquidiócesis de Washington y es miembro del Colegio de Consultores y del Consejo presbiteral de la misma arquidiócesis.

Ahora su vida ha dado un giro en su nueva posición de obispo auxiliar para servir no solamente a una creciente población inmigrante sino también una comunidad hispana que ya ya echado raíces en la jurisdicción de la arquidiócesis que incluye el Distrito de Columbia y el sur de Maryland, en particular los condados de Prince George’s y Montgomery, y la ciudad de Baltimore.

“Hay un punto fundamental y es que mis últimos diez años de sacerdocio han sido vividos en el Centro Católico Hispano y en Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Washington. Entonces he tenido la oportunidad de servir a un conglomerado que expresa una diversidad de culturas”, expresó.

“Como dice el papa Francisco, nuestra iglesia tiene que estar caracterizada por una iglesia de puertas abiertas, que damos la bienvenida al extranjero y evidentemente en ese sentido el rol cambia en cuanto a que antes era solo una administración a nivel de servicios, salud, promoción humana y enseñanza. Pero ahora también encontramos la parte espiritual que es necesaria en la vida del inmigrante, que está acudiendo a las parroquias, que quiere encontrarse con Dios, que quiere continuar creciendo en el entendimiento de sus valores morales y éticos para que de una u otra forma también tenga una esperanza para todas las familias que llegan al área metropolitana”, recalcó.

El futuro obispo auxiliar comentó sobre la importancia del ministerio hispano. “Pienso que es una pastoral de conjunto en donde sacerdotes y laicos deben tener una corresponsabilidad en el anuncio de la palabra, en la vivencia de los sacramentos y en la proyección social de ayuda al más necesitado, son tres cosas fundamentales en donde tenemos que continuar construyendo nuestras parroquias”.

“A Dios gracias que la gente está atendiendo a las misas en español, que cada vez crece más esa necesidad en español en la arquidiócesis que es precisamente por la presencia hispana y básicamente el anuncio del evangelio como la alegría de Cristo resucitado que vive en los corazones, que expresa ese sentimiento de amor, de reconciliación, de paz, de algo muy importante en la vida del inmigrante”, enfatizó.

La ceremonia para que asuma su nueva posición está fijada por el cardenal Wuerl para el lunes 20 de abril en la tarde en la Catedral de San Mateo, en el Distrito de Columbia, “porque es la madre iglesia de todas las parroquias de la Arquidiócesis de Washington”, informó.

“Ahí va a haber un conglomerado de laicos, sacerdotes, religiosos y religiosas, que trabajan arduamente en este proyecto de evangelización y proyección social. Todo lo que hacemos es una ratificación de los que el Santo Padre ha estado haciendo en estos dos últimos años de pontificado, que es una gran solidaridad con el más necesitado. Queremos hacer una gran labor para que todos los que puedan asistir a esa eucaristía se sientan respaldados”, afirmó el reverendo Dorsonville.

“Este nombramiento no es debido a méritos que a lo mejor son muy pocos de un sacerdote, sino el reconocimiento a la presencia hispana dentro de la arquidiócesis”, puntualizó.