1-1. La venganza de Morata cancela la cita con la historia | El Tiempo Latino | Noticias de Washington DC
El Tiempo Latino
2:44 a.m. | 72° 8/14/2018

1-1. La venganza de Morata cancela la cita con la historia


Juventus tumba al campeón Real Madrid y definirá la Champions con el Barcelona

EFE | 5/13/2015, 6:36 p.m.
1-1. La venganza de Morata cancela la cita con la historia
Los jugadores de la Juventus celebran su pase a la final tras empatar a uno en el encuentro que han disputado esta noche frente al Real Madrid en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. | EFE

1-1. La venganza de Morata cancela la cita con la historia

Roberto Morales

Madrid, 13 may (EFE).- Un nuevo tanto de Álvaro Morata, en el regreso a su casa, de donde le empujaron a marcharse por la falta de confianza de Carlo Ancelotti, canceló la cita con la historia del Real Madrid en la que era final de finales con el Barcelona, y devolvió doce años después al Juventus a un gran duelo en Berlín.

Turín tiene un nuevo ídolo. Es español, un nueve formado en La Fábrica madridista, con lo cotizado que están los delanteros centros, al que empujaron a tomar la decisión más dolorosa de su corta carrera y emigrar a un equipo donde sí creyeron en él, para meses después ejecutar una venganza inesperada.

El Real Madrid tiró por tierra toda su temporada en una semana negra. Tenía la oportunidad de hacer historia en la competición que va en su 'adn', la Copa de Europa que le convirtió en el mayor gigante del 'viejo continente'. Para acceder a la final soñada y aspirar a convertirse en el primer club que reedita título, no tenía que apelar al espíritu Juanito, pero tampoco enterrar en vida a un icono como Iker Casillas. Ni remontadas europeas en noches mágicas, ni persecuciones a un capitán señalado. El madridismo se unió consciente de la importancia del ambiente para tumbar al Juventus, que como buen italiano siempre es difícil de superar.

Descartada la heroica, el Real Madrid lo que necesitaba era fútbol y paciencia para derribar un nuevo muro. Con la lección aprendida ante el peor rival posible en una eliminatoria, el Atlético de Madrid, en Turín descubrió las virtudes de un equipo que crecía gracias a su ventaja de la ida y el regreso de Paul Pogba. Pero Ancelotti se dejó de experimentos y apostó por la valentía, la que ha marcado sus éxitos desde que llegó.

Con su futuro en juego si tiene que 'morir' lo hará con los que mejor practican el estilo por el que abogó en su llegada, cuando modificó la forma de entender el juego de un equipo que no quería la posesión de la pelota. Arropó a Kroos con Isco y James, pidió a Bale que ayudase en defensa y salió por un rival que sabía que comenzar con defensa de cinco era dar un paso hacia el abismo ante un Real Madrid que siempre marca en el Santiago Bernabéu.

Massimiliano Allegri fue valiente y optó por poblar el centro del campo con la intención de tener el balón para rebajar la velocidad de crucero del fútbol madridista. No lo consiguió en la primera parte. El Real Madrid salió como si fuesen ellos los que tuvieron descanso por rotaciones el pasado sábado. Desde el segundo 37, cuando Marcelo metió un centro perfecto a la cabeza de Bale que remató arriba, dejó un despliegue físico de altura.

Era el regreso de Morata al Santiago Bernabéu con una camiseta diferente a la del club de su corazón. Aluvión de sentimientos encontrados y una imagen de jugador más maduro que interpretó bien cada balón que tocó. Firmó una eliminatoria perfecta, mostrando a todos los que no confiaban en él su crecimiento.