Quantcast
El Tiempo Latino
2:57 a.m. | 52° 1/23/2018

Tres mujeres que impulsan cambios en Centroamérica y el Caribe


El proyecto Ciudad Mujer en el BID de Washington

Tomás Guevara especial para ETL | 11/9/2015, 8:19 p.m.
Tres mujeres que impulsan cambios en Centroamérica y el Caribe
La primera dama de Honduras, Ana García de Hernández (der.), entregó un reconocimiento a Vanda Pignato, quien impulsó desde El Salvador, durante la administración de su ex esposo, Mauricio Funes, el proyecto de Ciudad Mujer, con el que se crearon cinco centros de atención integral a las mujeres. Observa, la vicepresidenta de República Dominicana, Margarita Cedeño | Tomás Guevara para ETL

Desde la izquierda, la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández; el presidente del BID, Luis Alberto Moreno; la vicepresidenta de República Dominicana, Margarita Cedeño, y la secretaria de Inclusión Social de El Salvador, Vanda Pignato, posan en el conversatorio "Ciudad Mujer: Un modelo transformador", el lunes 9 de noviembre de 2015, en el Banco Interamericano de Desarrollo, en Washington

EFE

Desde la izquierda, la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández; el presidente del BID, Luis Alberto Moreno; la vicepresidenta de República Dominicana, Margarita Cedeño, y la secretaria de Inclusión Social de El Salvador, Vanda Pignato, posan en el conversatorio "Ciudad Mujer: Un modelo transformador", el lunes 9 de noviembre de 2015, en el Banco Interamericano de Desarrollo, en Washington

En las campañas electorales en El Salvador y otros países de la región centroamericana los candidatos a cargos de elección popular desde la presidencia de la republica hasta alcaldes, regalan huacales, escobas y delantales, además de cientos de promesas a las mujeres con el objetivo de conseguir sus votos, denunció la ex primera dama de El Salvador, Vanda Pignato pionera en el programa de Ciudad Mujer impulsado desde la Secretaría de Inclusión Social de ese país durante la gestión de su ex esposo Mauricio Funes.

Pignato hizo reventar en risas al público de mayoría femenino concentrado este lunes, 9 de noviembre, en el Auditorio Andrés Bello en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, de Washington al acentuar que este tipo de regalos durante contiendas electorales lleva el mensaje negativo para las mujeres “de que solo sirven para trabajos de la casa”.

El conversatorio presidido por el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, contó además con la presencia de la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández y la vicepresidenta de República Dominicana, Margarita Cedeño.

El encuentro titulado “Tres mujeres que están cambiando la región: Ciudad Mujer un modelo transformador”, el presidente Moreno matizó la importancia de conseguir niveles de igualdad salarial en los países centroamericanos, donde la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres es abismal, al punto de que por el mismo trabajo las mujeres pueden recibir un 17 por ciento menos que los hombres.

A ello se suma otros problemas sociales como la violencia contra las mujeres, que buena parte de estas fungen como fuente de manutención de sus familias; también están sumergidas como víctimas en los círculos de criminalidad que se imponen en sus comunidades vulnerables en los países de la región, que presentan las mayores tasas de homicidios y de exclusión en el hemisferio.

“Aún enfrentamos desafíos como el de la violencia contra la mujer que afecta a 1 de cada 3 mujeres casadas o en unión en América Latina y el Caribe, Los hombres aún ganan un 17 por ciento más que las mujeres por el mismo trabajo y la región registra la segunda tasa más alta de embarazos adolescentes en el mundo”, matizó Luis Alberto Moreno en la introducción del simposio con las ilustres invitadas.

Además, el BID considera como línea transversal de sus políticas de asistencia a la región el apoyo financiero para encaminar proyectos de igualdad y de prosperidad con enfoque de género, recordó el funcionario.

Réplica de un modelo

La primera dama de Honduras, Ana García de Hernández, reconoció que al llegar su esposo, Juan Orlando Hernández, a la presidencia -a principios de 2014- al revisar la situación regional con problemas comunes entre los países centroamericanos, vieron que el trabajo de Ciudad Mujer, gestado en El Salvador durante la gestión de Mauricio Funes, y que este se podía replicar a la perfección en la república bananera y hacia ahí se canalizaron fondos que en la actualidad ya están dando resultados.

También Republica Dominicana ha hecho lo suyo, según explicó la vicepresidenta Cedeño, al poner en marcha el trabajo en cientos de centros de atención ligados al sistema educativo dominicano para trabajar con las niñas y adolescentes para prevenir tanto la violencia de género como los embarazos en edad temprana.