Quantcast
El Tiempo Latino
9:41 p.m. | 44° 11/17/2017

"Soy un inmigrante agradecido"


Obispo auxiliar de Washington, Mario Dorsonville

Alberto Avendaño-ETL | 9/3/2015, 8:53 p.m.
"Soy un inmigrante agradecido"
El obispo auxiliar de Washington, Mario Dorsonville Rodríguez | Alfredo Duarte Pereira para ETL

Monseñor Mario Dorsonville

The Spanish Catholic Center

“En el Centro Católico vivi la palabra de Dios. Somos una organización no lucrativa, pero lo que nos diferencia es que estamos inspirados por el evangelio. Eso es el motor de esta Casa de los Milagros… Nuestros voluntarios quieren servir inspirados en un mandato evangélico por el que vienen a materializer la presencia de Jesús en la vida de los otros. Porque tuve hambre y me diste de comer, estuve enfermo y me alentaste, fui forastero y me acogiste. Ésa es la impronta del Centro: la palabra de Dios hecha carne y vida en el presente”. El Centro Católico Hispano —Spanish Catholic Center de Catholic Charities— celebra el 3 de octubre su gala annual, presidida este año por Laura y William Kappaz. El obispo Dorsonville prestó su voz y su rostro a El Tiempo Latino para, en un video, agradecerle a todos los que apoyan a una organización que sirve a miles de personas cada año en el área.

“Y cuando un cura se convierte en obispo… ¿qué le pasa?”, le pregunté recientemente al obispo auxiliar de Washington, monseñor Mario Eduardo Dorsonville-Rodríguez. Nos encontrábamos en una sala del Spanish Catholic Center en DC —una organización que Dorsonville dirigió y a la que le une la pasión, la emoción y la fe.

Su respuesta fue humorísticamente contundente: “Lo que ocurre es que vas a trabajar el triple de lo que antes trabajabas”, dijo Dorsonville, hizo una pausa y agregó: “Esto es un chiste”, sonrió. “Pero básicamente lo que pasa es que hay un mayor encargo en el servicio, en la forma en que uno puede manejar el espíritu de humildad y el amor al rebaño y a los sacerdotes que sirven a las comunidades parroquiales”.

El pasado 19 de marzo, el Papa Francisco nombró a Dorsonville obispo auxiliar de la arquidiócesis de Washington. La ceremonia, el 20 de abril, conducida por el cardenal Wuerl en la Catedral de San Mateo, “la madre iglesia de todas las parroquias de la arquidiócesis de Washington”, en palabras del nuevo obispo, hizo a Dorsonville sentirse “profundamente humilde”.

Dorsonville nació en 1960 en Bogotá, Colombia. Fue ordenado sacerdote en 1985 y es licenciado en Teología. Durante su ministerio pastoral ha sido párroco, vicepárroco, capellán y profesor de Ética, de Consejo Pastoral y Catequesis. Su nombramiento le llegó cuando dirigía el Centro Católico Hispano, organización de Caridades Católicas.

“En el Centro Católico viví la palabra de Dios”, dijo de una organización que en el último año ha proporcionado servicio médico a unas 7.500 personas, entrenamiento laboral a 4.000 y asistencia legal migratoria a más de 3.000 familias.

La visita de Francisco

“El Santo Padre es un signo de los tiempos, puesto por el amor y la misericordia de Dios. Es lo que Dios quiere decirle al mundo”, expresó Dorsonville sobre la visita que el Papa Francisco realizará a Washington, DC, entre el 22 y el 24 de septiembre.

“Hoy resuena algo que el Papa Pablo VI decía en los años 70: si quieres la paz, trabaja por la justicia. El discurso del Santo Padre va radicalmente a alimentar la conciencia de solidaridad en la justicia social para lograr un mejor futuro de la humanidad. No hay una agenda más importante. Es una agenda no partidista, no personalista, sino que refleja el dinamismo de un profeta que sabe que la erradicación de la pobreza viene por el servicio y afecto hacia los más necesitados”.