Quantcast
El Tiempo Latino
6:52 a.m. | 40° 11/20/2017

Una charreada por la independencia


En Virginia, "Amazonas Del Dorado" muestran su orgullo mexicano y el arte de montar a caballo

Ivonne Alemán Zanatta | 9/11/2015, 2:22 p.m.
Una charreada por la independencia
AMAZONAS. El grupo de Amazonas del Dorado posan en el rancho El Dorado, en Catlett, Virginia, donde tiene lugar la charreada el 12 de septiembre. | Ivonne Aleman Zanatta

Son atrevidas y valientes, fuertes y elegantes. Son las Amazonas del Dorado, un grupo de mujeres que, montando a caballo, realizan coreografías acrobáticas que trasmiten tradición y orgullo mexicano.

Rosa y María Eugenia Álvarez, las hermanas Eloina, Cecilia, Lilia y Beatriz Castro, Lorena Anguiano, Mariseli Valdéz y Adriana Jiménez son las integrantes de la escaramuza en la que ejecutan espectaculares acrobacias sobre los lomos de “Coche”, “Coyote”, “Payaso, “Zaino”, “Ratón”, “Bonito” y “Diamante”, nombres de algunos de sus caballos.

“Nos sentimos orgullosas de nuestro país y nuestras tradiciones. El montar a caballo además de ser un deporte, muestra el color y la unión familiar que existe en nuestra gente” dijo Rosa Alvarez.

El arte de la escaramuza y la valentía envuelven el espectáculo de las charreadas. Las Amazonas del Dorado invitaron a El Tiempo Latino a pasar una tarde de domingo en el rancho “El Dorado” en Shenandoah Valley, Virginia, propiedad de Isaac Castro y su esposa Mariseli Castro.

El rancho cuenta con un área techada que sirve para salón de fiestas y convivencias familiares. Al frente se encuentran dos caballerizas donde descansan y se alimentan los 27 caballos de la raza “Cuartos de Milla”, conocidos por ser tranquilos y amigables.

Vistiendo el tradicional traje de charro en color gris y con un moño rojo, Isaac Castro mencionó que hace 8 años compró el rancho con un objetivo familiar.

“Al extrañar las charreadas mexicanas dijimos por qué no realizarlas en este país. Así que mandamos a construir a lo que llamamos la arena para un lienzo charro. Esto se logró gracias a mis compadres Tomás y Rosendo Alvarez, Javier Jiménez e Ismael Cortéz”, señaló Castro mientrasacaba del establo a su nueva adquisición: un caballo de capa oscura, de pura raza española, un andaluz.

“A este caballo lo vamos a entrenar y en un año lo vamos a convertir en un excelente bailador”, dijo. Al caballo andaluz se le notaba que uno de sus dientes estaba a punto de caerse.

“Le pasa como a nosotros, es un caballo joven y aún le están cambiando sus dientes”, explicó Castro. Entonces, los esposos de las amazonas se dispusieron a sacar y ensillar a algunos de los caballos para el espectáculo. Y comenzaban a llegar al lugar familiares y amigos. Gente de todas las edades que vestían sus trajes tradicionales. Y música era de mariachi.

Mientras que un caballo comía pedazos de pastizal, Rosa y María Eugenia Álvarez nos explicaron su elegante atuendo, el cual puede llegar a pesar hasta 5 kilos: “El equipo y el vestido de las mujeriegas, como también se nos conoce a las mujeres que montamos a caballo, tiene un reglamento obligatorio y debe ser respetado”. A lo que Eloina Castro agregó, “su atuendo consiste en una vara, riendas, sombrero, espuelas, albarda y botas”. Además, algunos de los requisitos que debe cumplir el vestido de Adelita o Ranchera se compone del tipo de tela, hechura, adornos, crinolina, calzonera, moño, rebozo, banda, chapetas y aretes, entre varios otros detalles.

“La falta de alguno de estos detalles puede llegar a ser motivo de una descalificación del equipo en alguna competencia”, aseguró Lorena Anguiano.