Quantcast
El Tiempo Latino
4:29 a.m. | 34° 11/23/2017

El cierre de un histórico supermercado afecta a la comunidad latina en Arlington


Food Star será demolido para dar paso a un enorme complejo comercial y residencial

Miguel Guilarte | 4/28/2016, 3:59 p.m.
El cierre de un histórico supermercado afecta a la comunidad latina en Arlington
EMPLEADOS. Sandra Pleasant y Carmen Salazar (centro), las dos gerentes de Food Star, junto a cuatro de los trabajadores, el martes 26 de abril de 2016. | Miguel Guilarte/ETL

TIENDA. Empleados y compradores el martes 26 de abril de 2016 en el Supermercado Food Star de Arlington, VA.

Miguel Guilarte/ETL

TIENDA. Empleados y compradores el martes 26 de abril de 2016 en el Supermercado Food Star de Arlington, VA.

Miles de familias residentes en Arlington y ciudades vecinas en el área metropolitana de Washington serán afectadas por el inminente cierre de Food Star, un supermercado que ha servido a la comunidad por más de 32 años “con los precios más bajos del mercado y una gran variedad de productos”, según dijeron sus trabajadores a El Tiempo Latino.

Ubicada en el 950 S. George Mason Drive en la intersección con la Columbia Pike, el establecimiento sirve mensualmente a miles de consumidores, quienes se surten de una gran variedad de productos nacionales e internacionales, especialmente de Latinoamérica.

Pero ahora el local de Food Star y los otros negocios que funcionan en el lugar serán demolidos para la construcción de un enorme complejo comercial, recreativo y residencial.

Como parte de los planes de revitalización de la ciudad de Arlington, la Junta de Gobierno de ese condado aprobó el 20 de febrero la construcción del “Columbia Pike Village Center”, un complejo de apartamentos y locales comerciales, con más de 80 mil pies cuadrados de áreas públicas y 600 puestos de estacionamiento.

PRODUCTOS. Consumidores seleccionan vegetales y frutas en Food Star el martes 26 de abril de 2016.

Miguel Guilarte/ETL

PRODUCTOS. Consumidores seleccionan vegetales y frutas en Food Star el martes 26 de abril de 2016.

El desarrollo afectará a empleados, clientes y proveedores de la tienda, tal como lo expresaron a El Tiempo Latino el martes 26, algunos de sus casi 40 trabajadores, quienes ahora viven la incertidumbre de quedar sin trabajo.

“El cierre de la tienda tendrá un efecto devastador para nuestras familias y las de miles de residentes del área que compran sus alimentos aquí porque tenemos los precios más bajos”, dijo Luis Reyes, uno de los trabajadores.

“Con lo difícil que está la situación, el cierre de la tienda nos afectará mucho a todos”, lamentó Reyes.A su lado se encontraba la señora Carmen Salazar, una de las gerentes de Food Star, quien tiene más de dos décadas de servicio en el supermercado, desde que la contrataron en 1993, cumpliendo en todos esos años buena parte de los sueños que la trajeron desde su natal Perú, entre ellos brindar un mejor futuro a sus hijos.

“Gracias a este trabajo he podido criar a mis dos hijos pero ahora no sabemos qué va a pasar”, admitió Salazar visiblemente emocionada. “Para mí esta tienda es como mi casa y los trabajadores son mi familia. Estoy mal con el anuncio de cierre porque temo por los trabajadores, casi todos son inmigrantes y con lo difícil que están los trabajos, se verán perjudicados”, puntualizó Salazar.

De acuerdo al proyecto aprobado por el Consejo, el complejo, que desarrollará Orr Partners, constará de 365 apartamentos de seis diferentes tamaños, una plaza pública de 22.150 pies cuadrados, 81.530 pies cuadrados para negocios, 604 puestos de estacionamientos en tres pisos subterráneos y 128 espacios para bicicletas.

Un complejo que según Sandra Pleasant, otra gerente de la tienda, no evitará que se perjudiquen “las miles de personas que a diario nos visitan, nuestros trabajadores y sus familias”.

Afirmó que también “se verán afectadas las empresas distribuidoras que surten los productos”, los edificios residenciales cercanos y otros negocios como los restaurantes que compran sus ingredientes en Food Star. “Nuestros precios son los más bajos en toda la zona y siempre hemos priorizado el beneficio de la comunidad”, destacó Pleasant, quien tiene 20 años trabajando en la tienda.