0

Los grandes de la tecnología hacen las pases con Trump

Una docena o más de altos ejecutivos del sector de tecnología se presentaron en una sala de conferencias en el piso 25 de la Torre Trump usando trajes que normalmente no se ven en Silicon Valley.
El president electo Donald Trump sostuvo una reunión el 14 de diciembre con algunas de las compañías más grandes de Silicon Valley. Entre los invitados estaban Elon Musk, Tim Cook, Satya Nadella, Jeff Bezos, Larry Page, Eric Schmidt, Safra Catz, Brian Krzanich, Chuck Robbins, Ginni Rometty and Peter Thiel. Screenshot Video

El president electo Donald Trump sostuvo una reunión el 14 de diciembre con algunas de las compañías más grandes de Silicon Valley. Entre los invitados estaban Elon Musk, Tim Cook, Satya Nadella, Jeff Bezos, Larry Page, Eric Schmidt, Safra Catz, Brian Krzanich, Chuck Robbins, Ginni Rometty and Peter Thiel. Screenshot Video

NUEVA YORK - Una docena o más de altos ejecutivos del sector de tecnología se presentaron en una sala de conferencias en el piso 25 de la Torre Trump usando trajes que normalmente no se ven en Silicon Valley.

Su valor neto combinado ─por lo menos 136 mil millones de dólares─ fue cubierto de oro, incluso para los gustos de la Torre Trump. Después de meses de enemistad, que a veces se sentía personal, ellos habían venido a hacer las pases con el presidente electo.

Y las pases hicieron.

Vídeo

Reunión con Trump

El presidente electo Donald Trump sostuvo una reunión el 14 de diciembre con algunas de las compañías más grandes de Silicon Valley. Entre los invitados estaban Elon Musk, Tim Cook, Satya Nadella, Jeff Bezos, Larry Page, Eric Schmidt, Safra Catz, Brian Krzanich, Chuck Robbins, Ginni Rometty and Peter Thiel.

Mientras iban por la sala presentándose uno por uno, el jefe ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, una vez blanco de los ataques del presidente electo Donald Trump, dijo que estaba “super emocionado de hablar acerca de innovación en esta administración”. (Bezos es el dueño de The Washington Post). Sheryl Sandberg, Jefe de Operaciones de Facebook, también estaba “emocionada de hablar sobre empleos”.

Donald Trump también tuvo su mejor comportamiento durante la reunión de aproximadamente dos horas.

“Este es un grupo realmente increíble de personas”, dijo. “No hay nadie como ustedes en el mundo. En el mundo. No hay nadie como la gente en esta sala. Y cualquier cosa que podamos hacer para que esto continúe, vamos a estar allí para ustedes”.

Pero detrás de la cordialidad había una sensación de temor. Trump, tanto como cuando era candidato como presidente electo, ha utilizado su puesto para avergonzar a las empresas, y las consecuencias no han sido triviales.

Cuando a principios de mes, Trump tuiteó que quería cancelar el contrato de cuatro mil millones de dólares de Boeing para construir el Air Force One, impactó el precio de las acciones de Boeing.

Trump ha señalado a Apple ya otras compañías por fabricar sus productos en China, y ha llamado a aumentar las tarifas de los productos chinos, un tema crucial para las compañías de Silicon Valley que importan widgets y otros componentes físicos para computadoras desde China.

En la reunión, que incluyó a los líderes de Google, Microsoft, Intel, Oracle, IBM, Cisco y Tesla, Trump parecía dispuesto a dar marcha atrás a una de las banderas de su campaña de poner fin a los acuerdos de libre comercio.

“Vamos a hacer acuerdos comerciales justos”, dijo a los ejecutivos. “Vamos a hacer mucho más fácil para ustedes el comercio a través de las fronteras”.

El mes pasado, Trump negoció con el fabricante de equipos Carrier, una división de United Technologies, para evitar la pérdida de 800 empleos en México a cambio de siete millones de dólares en subsidios gubernamentales. En los días previos a la reunión, el personal de las compañías trató de analizar si Trump, consciente de la imagen, trataría de utilizar su influencia sobre ellos para hacer algo similar.

Después de la mesa redonda con los directores ejecutivos, Trump se reunió en privado con el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, y el director ejecutivo de Apple, Tim Cook. Tesla fabrica sus vehículos en California pero compra componentes en China. El hardware de Apple proviene principalmente de China.

Los asistentes tuvieron una conversación amplia y, en términos generales, positiva, discutiendo temas que iban desde visas para inmigrantes de alta calificación hasta asuntos comerciales, o la nube, según personas familiarizadas con la discusión.

Trump hizo de la restricción a la inmigración ilegal una promesa central de campaña electoral, y pidió el fin del programa de visas para trabajadores altamente calificados durante un debate presidencial, aunque luego se retractó. Las empresas de tecnología son algunos de los usuarios más fuertes de tales visas.

En la reunión, Trump parecía abierto a mantener el programa de visas para trabajadores altamente calificados, dijo una persona familiarizada con la discusión.

El presidente electo también hizo elogios a la junta directiva de Facebook y miembro del equipo de transición Peter Thiel, agitando su mano y llamándolo “un tipo especial”.

Trump destacó que Thiel, que convocó la reunión, dejó de lado empresas que eran demasiado pequeñas para que asistieran a la reunión. Pero una empresa relativamente pequeña con vínculos con Thiel se coló: Palantir. A diferencia de otras compañías presentes, el pequeño emprendimiento de minería de datos, que Thiel fundó en 2004, es privada y tuvo ingresos el año pasado de menos de 300 millones de dólares, según una persona familiarizada con el tema. Una gran parte de los negocios de Palantir involucra contratos con agencias federales, y la compañía actualmente está involucrada en una demanda con el Departamento de Defensa sobre el derecho a competir por más contratos.

Los ejecutivos se fueron como cuando llegaron ─sin decir muchas palabras y rápidamente, cruzando el lobby e ignorando las preguntas de la prensa. Algunos sonrieron; Catz de Oracle lanzó un breve pulgar hacia arriba cuando se le preguntó cómo fue la reunión.