Quantcast
El Tiempo Latino
6:02 p.m. | 64° 4/22/2018

¿Está la Alcaldesa perdiendo el control sobre su ciudad?


Bowser enfrenta un Concejo Municipal con políticas progresistas

Peter Jamison / The Washington Post | 12/16/2016, 4:11 p.m.
¿Está la Alcaldesa perdiendo el control sobre su ciudad?
PLAN. La Alcaldesa de D.C., en el pódium, anuncia un plan con el Concejo Municipal para la construcción de un nuevo estadio de fútbol durante una conferencia de prensa en junio de 2015. En la foto aparecen de izq. a der.: Charles Allen, Jack Evans, Bowser, Phil Mendelson, Kenyan McDuffie, Brandon Todd, Mary Cheh y LaRuby May. |

La Alcaldesa Muriel Bowser está luchando para enfrentarse a un Concejo Municipal de Washington, D.C., agresivamente liberal, que en las últimas seis semanas ha legalizado el suicidio asistido en la capital de la nación y garantizado a los nuevos padres dos meses de permiso postnatal pagado.

Bowser, una demócrata moderada cuyas raíces están en los barrios afroamericanos de clase media del noreste de Washington, se encuentra cada vez más en desacuerdo con un Concejo Municipal infundido con las tendencias izquierdistas de los millennials que recién han llegado al Distrito.

Ahora que va camino a su tercer año en el cargo, la Alcaldesa parece estar perdiendo terreno, marginada mientras los legisladores locales hacen realidad una lista de deseos de políticas progresistas sin su cooperación y, a veces, pese a su oposición.

El resultado podría determinar si la ciudad se centra más en las prioridades nacionales de la izquierda política como los programas de bienestar social y la regulación de la economía o en la agenda convencional de Bowser centrada en asuntos citadinos como las escuelas, la delincuencia y la falta de vivienda.

La última demostración del apuro en que se encuentra la Alcaldesa se produjo la semana pasada, cuando los miembros del Concejo aprobaron preliminarmente un programa de 250 millones de dólares al año que gravará a los negocios locales a fin de proveer a los trabajadores del sector privado algunos de los beneficios médicos y familiares más expansivos de la nación.

Bowser ha dicho repetidamente que no quiere llevar a cabo el plan que crea una nueva agencia con un presupuesto mayor que el del Departamento de Obras Públicas, alegando gastos y beneficios desproporcionados para las personas que viajan diariamente entre Virginia y Maryland para ir al trabajo.

Pero en un signo de su debilidad en la Alcaldía o Ayuntamiento, parece que tendrá poca opción: El Concejo Municipal aprobó el proyecto de ley en primera discusión con la supermayoría necesaria para anular un veto.

“La dinámica es diferente, por que toda la forma y la inclinación política del Concejo han cambiado drásticamente en sólo dos ciclos electorales”, dijo Bryan Weaver, activista de la vecindad y ex candidato al Concejo Legislativo. “Esto realmente demuestra que es una nueva era. Será difícil para la Alcaldesa”.

La derrota de Bowser con respecto al asunto sobre vacaciones pagadas podría presagiar otras luchas mientras trata de contrarrestar lo que algunos critican como las formas de gasto libre de los dominantes nuevos miembros del Concejo.

Incluso en las grandes ciudades demócratas, los Alcaldes o Intendentes Municipales cuyas funciones incluyen combatir el crimen y la administración fiscal a veces actúan como factor para controlar los costosos o provocativos impulsos de los legisladores locales.

Pero Bowser tendrá pocas ventajas tácticas a la mano cuando intente cumplir ese papel. El próximo mes, cuando los miembros recién elegidos del Concejo Municipal estén sentados, el bloque de cuatro aliados en los que ella confió cuando asumió el cargo el año pasado se reducirá a uno: Brandon Todd, su sucesor elegido para ocupar su antiguo asiento del Concejo.