Quantcast
El Tiempo Latino
6:56 a.m. | 40° 1/20/2017

Diputada salvadoreña explica la crisis


La legisladora Karina Sosa estuvo en Washington DC y abogó por los derechos de los inmigrantes de su país

Tomás Guevara/Especial para el Tiempo Latino | 2/12/2016, 11:48 a.m.
Diputada salvadoreña explica la crisis
VOZ. La diputada Karina Sosa, quien preside la Comisión de Relaciones Exteriores en la Asamblea Legislativa de El Salvador, el martes 9 de febrero en DC. | Tomas Guevara/ETL

La diputada Karina Sosa quien preside la Comisión de Relaciones Exteriores en la Asamblea Legislativa de El Salvador, llegó a Washington la semana del 8 de febrero para sostener una serie de reuniones con legisladores del Senado y de la Casa de Representantes en el Congreso de Estados Unidos, donde predominó el tema de los inmigrantes salvadoreños y centroamericanos que tienen pendientes procesos de deportación.

“En este contexto de las deportaciones hemos tomado una serie de medidas para implementar en coordinación con el gobierno de El Salvador, la cancillería, y los parlamentos de la región centroamericana donde emitimos un pronunciamiento en el que manifestamos nuestra preocupación y exhortábamos a que se respetara los derechos humanos de nuestra población migrante”, dijo la diputada Sosa en rueda de prensa la tarde del martes 9, en la sede de la embajada de El Salvador en Washington.

En la visita de tres días que incluyó reuniones con congresistas como Luis Gutiérrez (D-Illinois) y otras figuras del Caucus Hispano del Congreso, la funcionaria que asistió en solitario a la capital nacional, dijo que su mensaje es como portavoz del grupo parlamentario conformado por diferentes partidos políticos de su país y los otros congresos.

Una de las encomiendas que según Karina Sosa trajo como petición de sus colegas salvadoreños y centroamericanos es que los congresistas visiten la región, no sólo El Salvador, sino también Honduras y Guatemala para ver las condiciones que están impulsando las migraciones irregulares desde el Triángulo Norte de Centroamérica, donde hay una seria crisis en materia de inseguridad pública, desempleo y extrema pobreza.

Para la funcionaria es “importantísimo” tomar acción como país, pero también como región y agregó que la iniciativa con sus colegas del istmo es porque la serie de deportaciones que se esperaba tuvieran lugar desde enero de este año, luego que trascendiera por una filtración a The Washington Post, que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y su brazo operativo el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ICE, pondrían en marcha ese plan dirigido contra los grupos familiares de centroamericanos que llegaron durante los años 2014 y 2015 y los que no calificarán para ningún alivio migratorio.

“Estamos claros de las decisiones que puedan tomar los países en relación a sus asuntos de seguridad en su marco legal. Sin embargo tenemos un fuerte compromiso como funcionarios públicos de acompañar y procurar que se respete los derechos humanos de nuestra gente”, dijo.

Si bien El Salvador ve como positivo que gracias al apoyo de organizaciones pro inmigrantes y de asistencia legal se haya impedido la deportación de una veintena de personas que eran requeridas para ser expulsadas del país, de este grupo sensible, también reconoció que los vuelos fletados de deportados siguen llegando con regularidad a El Salvador.

Para una muestra en el año fiscal 2015 ­ las estadísticas de la Oficina de Inmigración de El Salvador reflejan que hubo 21.752 salvadoreños deportados desde Estados Unidos, un número inferior a los 28.142 que hubo el año 2014.

Sin embargo, un dato importante es que ese mismo año, 2014, las deportaciones por vía terrestre procedentes de México fueron 22.317, pero para el año que recién finalizó los retornos forzados desde México se disparó a 30.645, lo que indicaría que el trabajo de retención está operando desde el país azteca.