Quantcast
El Tiempo Latino
6:47 p.m. | 73° 10/22/2017

Indocumentados piden el voto


Los que no pueden votar hacen campaña en Virginia a favor de Hillary Clinton porque temen a Trump

Por  Antonio Olivo/The Washington Post-El Tiempo Latino | 11/4/2016, 12:08 p.m.
Indocumentados piden el voto
VOTOS.Nayely López habla con Candice Diggs en Woodbridge, Virginia, mientras su hijo Cadence juega en el jardín. El 21 de octubre, López, quien tiene DACA, hizo campaña por Clinton en Virginia. | Allison Shelley/For The Washington Post

ACCIÓN. Jaime Contreras, director del sindicato Service Employees International Union, se dirige a los reunidos en CASA de Virginia antes de empezar a visitar los vecindarios pidiendo el voto por Hillary Clinton.

Allison Shelley/For The Washington Post

ACCIÓN. Jaime Contreras, director del sindicato Service Employees International Union, se dirige a los reunidos en CASA de Virginia antes de empezar a visitar los vecindarios pidiendo el voto por Hillary Clinton.

Aunque no pueden votar en las elecciones presidenciales de noviembre, un grupo de inmigrantes con diferentes estatus hacen campaña puerta a puerta en Virginia para apoyar a la candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton. Están convencidos de que el resultado de estas elecciones será decisivo para su futuro migratorio y sus aspiraciones a obtener un camino a la ciudadanía. Entre los que están en campaña figuran jóvenes que recibieron DACA, el estatus legal temporal otorgado por el presidente Barack Obama a unos 750.000 jóvenes indocumentados que llegaron a este país siendo niños. Ellos son conscientes de que el candidato presidencial republicano apoya la deportación de unos 11 millones de indocumentados que hay en Estados Unidos y que con un Congreso controlado por los republicanos han fracasado los intentos por una reforma migratoria.

“Quienes tienen DACA deben sentir una responsabilidad extraordinaria para que se cambie la estructura de poder”, dijo Luis Ángel Aguilar, de 28 años, quien recibió el estatus legal migratorio en 2013 y ayuda a coordinar este esfuerzo. “Nuestras voces deben oírse”.

Cuatro años después del lanzamiento de DACA, la mayoría de los beneficiarios viven en una especie de limbo legal y personal, sin saber si su nuevo estatus será renovado por un supuesto presidente Donald Trump y viven preocupados ante la posibilidad de que los miembros de su familia puedan ser deportados.

La incertidumbre se hizo mayor a principios de este año cuando la Corte Suprema dejó las cosas como estaban respecto a la demanda de un grupo de estados controlados por el Partido Republicano contra la expansión de DACA y el programa presidencial DAPA que permitiría la residencia temporal a los padres de estos jóvenes. Si la Corte hubiera fallado a favor de las medidas ejecutivas presidenciales, unos cuatro millones de indocumentados se hubieran beneficiado.

“La única manera de resolver esto es por medio de la elección presidencial”, dijo Kim Propeack, directora de política de CASA en Acción. “Ha surgido un sentimiento de desesperación y al mismo tiempo de querer hacer algo luego del empate 4-4 en la Corte Suprema sobre este tema”.

CASA está detrás de la campaña por el voto en Virginia y en Pensilvania. Esfuerzos similares se están produciendo en Arizona y otros estados donde la lucha electoral es muy ajustada entre los dos candidatos.

La campaña de Clinton llevó a cabo una iniciativa parecida a principios de año bajo el lema “My Dream. Your Vote” en la que jóvenes indocumentados pedían el voto entre los latinos de Carolina del Norte, Nevada, Florida y en otros estados a favor de la candidatura demócrata a la presidencia.

En Virginia, donde Clinton aventaja a Trump, la campaña se ha enfocado en una dura contienda por el distrito congresional 10 donde la actual representante, la republicana Barbara Comstock enfrenta a la demócrata LuAnn Bennett.

CASA también le está prestando atención a los votantes del condado de Prince William donde viven más inmigrantes y donde Trump goza de amplio respaldo.

Jóvenes con DACA viven las elecciones desde lo “personal”