Indocumentados piden el voto | El Tiempo Latino | Noticias de Washington DC
El Tiempo Latino
9:28 p.m. | 80° 8/17/2018

Indocumentados piden el voto


Los que no pueden votar hacen campaña en Virginia a favor de Hillary Clinton porque temen a Trump

Por  Antonio Olivo/The Washington Post-El Tiempo Latino | 11/4/2016, 12:08 p.m.
Indocumentados piden el voto
VOTOS.Nayely López habla con Candice Diggs en Woodbridge, Virginia, mientras su hijo Cadence juega en el jardín. El 21 de octubre, López, quien tiene DACA, hizo campaña por Clinton en Virginia. | Allison Shelley/For The Washington Post

En el distrito 10, que abarca McLean, el condado de Loudoun hacia la frontera con West Virginia, Comstock apoyó al senador Marco Rubio en las primarias republicanas y ha mantenido su distancia con Trump. Incluso, después de que se filtraran los comentarios de Trump sobre las mujeres en una grabación de 2005, Comstock declaró que ella no votaría por Trump.

Pero la historia de Trump y sus controversiales comentarios sobre las mujeres, los inmigrantes mexicanos y los musulmanes no ha afectado el apoyo a Comstock en un distrito con una población en su mayoría bien posicionada económicamente. Con todo, hoy los analistas consideran que la elección puede ir a cualquiera de las dos candidatas.

Los activistas pro inmigrantes que trabajan para derrotar a Comstock intentan replicar el modelo exitoso que pusieron en práctica el año pasado para movilizar el sentimiento anti Trump en Prince William a favor del demócrata Jeremy McPike que derrotó al alcalde de Manassas, el republicano Harold Parish II en lucha por un escaño en el Senado estatal en Richmond.

Muchos de los que ahora están llamando a las puertas en Virginia también formaron parte de aquella campaña.

“¿Sabía usted que Barbara Comstock comparó a los inmigrantes con paquetes de FedEx?”, le preguntó Nayely López, de 29 años, a un votante en Herndon, haciendo referencia a una frase que la congresista hizo al hablar sobre su apoyo a medidas de inmigración más estrictas durante su campaña de re-elección hace dos años.

“Dijo que había que ponernos una etiqueta para poder controlarnos”, explicó López al votante.

El votante dijo que no había escuchado ese comentario y recogió la propaganda sobre Bennett.

Al igual que otros jóvenes con DACA, López dijo que se había sentido cada vez más segura hasta el punto de poder tomar posiciones políticas. Mexicana de origen, llegó a Virginia a los 13 años y creció siempre con el temor de que podía ser deportada. Aunque siempre fue una estudiante excelente en la escuela, se lamentó de que tuvo que renunciar a las becas universitarias al ser indocumentada.

Consiguió un trabajo de recepcionista en una oficina de preparación de impuestos en Fredericksburg, Virginia, y consiguió varias promociones en su empleo. Después de recibir la protección de DACA en 2012, López abrió su propia oficina de preparación de impuestos.

López es madre soltera, con una niña de 12 años, y aseguró que se siente preocupada por la seguridad de algunos familiares indocumentados y le preocupa lo que podría significar una administración Trump anti inmigrantes para su seguridad laboral, su calidad de vida y su futuro.

“Todavía tengo familia sin estatus legal”, dijo. “para mi, ésta es una lucha personal”.

Pero en un estado “péndulo” donde Trump ha reavivado esfuerzos para ganar votantes, la situación de López no garantiza simpatías. En una de las casas que abrió sus puertas al llamado de los activistas, Pat Blizard, de 78 años, le dijo a López que ella ya había votado por Trump.

“Lo siento”, dijo Blizard dejando claro que le molestaba el creciente número de residentes que hablaban español.