Quantcast
El Tiempo Latino
2:33 p.m. | 53° 11/17/2017

Sin papeles, mejor es vivir en DC


Indocumentados hallan en el Distrito un lugar de acceso a varios beneficios, entre ellos la licencia de manejo

mil | 10/14/2016, 2:41 p.m.
Sin papeles, mejor es vivir en DC
El hondureño Arturo Zelaya obtuvo su licencia de conducir en DC, sin un número de seguro social. Desde mayo de 2014, la capital otorga el documento sin importar el estatus migratorio. El Distrito ya está en cumplimiento con la ley federal "Real ID". | Milagros Meléndez-Vela/ETL

El Distrito de Columbia cuenta con alrededor de 94.000 residentes que han nacido en el extranjero, de ellos 25.0000 son indocumentados, según el  Pew Research Center. La gama de beneficios que provee la capital a los que no tienen documentos ­­—desde las licencias de conducir hasta un seguro médico­— son el atractivo para que muchos inmigrantes del área se muevan o quieran mudarse a la Ciudad. Sin embargo, el elevado costo de la vivienda, es una barrera contra la que deben enfrentarse y provoca el desplazamiento de muchos.

ETL

El Distrito de Columbia cuenta con alrededor de 94.000 residentes que han nacido en el extranjero, de ellos 25.0000 son indocumentados, según el Pew Research Center. La gama de beneficios que provee la capital a los que no tienen documentos ­­—desde las licencias de conducir hasta un seguro médico­— son el atractivo para que muchos inmigrantes del área se muevan o quieran mudarse a la Ciudad. Sin embargo, el elevado costo de la vivienda, es una barrera contra la que deben enfrentarse y provoca el desplazamiento de muchos.

Después de más de siete años de vivir en Virginia, el guatemalteco Roger Yoc Mazariego decidió en 2013 mudarse al Distrito de Columbia. Siendo indocumentado, dice que esa ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado.

Ha podido estudiar sin costo alguno, cuenta con un seguro médico proporcionado por la Ciudad y desde 2014 tiene acceso a la obtención de una licencia de conducir sin importar el estatus migratorio, entre otras ventajas, señala.

“La mayor motivación que yo tuve para mudarme aquí era aprender inglés. Yo había escuchado de la escuela Carlos Rosario que no cobraba por estudiar, uno sólo tenía que costear los libros”, dijo. “Pero uno de los requisitos para ingresar allí era ser residente de DC, por eso me mudé”, expresó el inmigrante que llegó a Estados Unidos cuando tenía 21 años de edad. No le fue fácil, con tanta demanda el guatemalteco entró a una lotería y después de tres meses pudo ingresar.

Con más de cuatro décadas de existencia, la escuela Carlos Rosario Career Center, reconocida a nivel nacional, es uno de los puntos de partida para los inmigrantes que llegan al Distrito de Columbia con ansias de superación.

Yoc Mazariegos, estudió los ocho niveles de inglés, luego continuó con estudios de computación. “En Virginia hubiera sido muy difícil que lo pudiera haber logrado. Intenté hacerlo en las escuelas privadas, pero tenía que pagar mucho”, señaló.

Para Maynor López, también de Guatemala, llegar al Distrito de Columbia, mudándose de Virginia, ha sido encontrar “la sociedad que siempre soñé”. Con tan sólo quinto de primaria, López soñaba con estudiar. Y así lo hizo, pagando un mínimo por los materiales. Empezó con el inglés en la iglesia Reina de las Américas. Más tarde en la Carlos Rosario logró obtener su equivalencia de secundaria (G.E.D) y un diploma en computación. Paralelamente tomó clases de humanidades en el Latin American Youth Center (LAYC), un centro clave para la juventud inmigrante. “Esas clases en el LAYC me abrieron la mente y ampliaron grandemente mi conocimiento”, indicó.

ANIVERSARIO. La alcaldesa Muriel Bowser, al centro, junto a la directora de la Oficina del Alcalde para Asuntos Latinos (MOLA, en inglés, antes OLA) y la cofundadora del Teatro GALA, Rebeca Medrano, el martes 11 de octubre al celebrar los 40 años de MOLA.

Tomás Guevara/para ETL

ANIVERSARIO. La alcaldesa Muriel Bowser, al centro, junto a la directora de la Oficina del Alcalde para Asuntos Latinos (MOLA, en inglés, antes OLA) y la cofundadora del Teatro GALA, Rebeca Medrano, el martes 11 de octubre al celebrar los 40 años de MOLA.

Hoy López estudia —gracias a una beca privada— en el colegio comunitario de la Universidad de DC.

Para el hondureño Arturo Zelaya, acceder a una licencia de manejo sin tener seguro social fue el motivo por el cual se cambió recientemente de Virginia al Distrito

Desde mayo de 2014, los indocumentados en DC pueden obtener una licencia de onducir con uso limitado. Y desde agosto de este año el proceso se ha agilizado al eliminar el requisito anterior de las citas online que tardaban meses para atender. “Ahora uno se puede presentar en la oficina del DMV y ese mismo día tramitar todo”, dijo Zelaya. “El proceso es sencillo, pero hay que presentar toda la documentación debida”, aconsejó Zelaya, de 28 años, quien en marzo de este año se quedó indocumentados cuando Inmigración no le aprobó su prolongación de estadía. “Yo estaba seguro que me la iban a dar, pero la respuesta negativa llegó justo cuando se había vencido la visa”, dijo.