Quantcast
El Tiempo Latino
5:15 p.m. | 47° 12/16/2017

Tim Kaine descubrió su vocación entre los pobres de Honduras


Viajamos a El Progreso, en Honduras, donde Tim Kaine dice que aprendió los valores que le guían como político

Por Armando Trull para ETL | 10/21/2016, 5:03 p.m.
Tim Kaine descubrió su vocación entre los pobres de Honduras
LÍDER. Tim Kaine en el último día de la Convención Demócrata en Filadelfia donde aceptó la nominación a la vicepresidencia. En la foto, junto a su esposa Anne Holton quien fue Secretaria de Educación de Virginia. VOZ. El candidato a la vicepresidencia, el demócrata Tim Kaine, durante una entrevista con El Tiempo Latino. | <credit>ANDREW GOMBERT/EFE

“Familias enteras vivían en chozas con suelos de tierra y los baños eran cabañas en el exterior”, dijo Warner y explicó que tanta pobreza impactó a un joven Kaine.

“Conversábamos mucho sobre esta dura realidad… Se preguntaba por qué el mundo era así... Se preguntaba por qué los seres humanos debían vivir en estas condiciones”, recordó el padre Warner.

Quien se adentra hoy en los caminos de tierra y en las aldeas que se anidan en las montañas puede aún ver la pobreza e imaginar lo que vivió Kaine.

Chozas levantadas con piezas de madera y metal que se sostienen en pie más por obra y gracias de la esperanza y la determinación que por los clavos. Porque hay más que malas viviendas. Quien observe con atención verá positivismo y orgullo.

En una de esas viviendas ondea al viento una bandera de Honduras. Junto al camino de tierra, camisas y pantalones raídos, recién lavados y limpios, se balancean en un tendedero, y las personas que luchan por sobrevivir cada día te saludan al pasar con una sonrisa en el rostro.

Warner conoce bien a esta gente y no le sorprende.

“Aquí hay mucha sabiduría y mucho amor, en esta dura realidad hondureña, a pesar de las carencias y la ausencia de comodidades y servicios propios del siglo XX o del siglo XXI”, indicó Warner.

Kaine habló de estos valores aprendidos en Honduras durante su discurso de aceptación como candidato a la vicepresidencia en la Convención Nacional Demócrata donde aceptó la nominación a la vicepresidencia.

“Y allá aprendí los valores del pueblo, la fe y la familia y el trabajo”, dijo en español.

Tiempo de reflexión y de aprendizaje

ORGULLO.Kaine (izq.) visitó la escuela-taller de El Progreso en 2015, 35 años después de trabajar de voluntario.

ETL/Cort. Oficina T. Kaine

ORGULLO.Kaine (izq.) visitó la escuela-taller de El Progreso en 2015, 35 años después de trabajar de voluntario.

El padre Warner me invitó a visitar el Teatro La Fragua, un espacio comunitario que fundó hace 36 años y que ahora dirige.

Warner dijo que Kaine ayudó con el diseño e ideas para la estructura. Pero Kaine pasó la mayor parte de su tiempo de voluntario en El Progreso ayudando en la escuela vocacional Loyola. Kaine ayudó en labores administrativas y enseñó a unos 24 estudiantes de familias pobres.

“Kaine trabajó en la escuela técnica, enseñando lo que había aprendido de su padre quien era soldador”, contó Warner. La escuela es hoy mucho más grande. Cuenta con más de 300 estudiantes, Igual que cuando Kaine estuvo aquí, otra generación de jóvenes estudian con la esperanza de que su esfuerzo les proporcione oportunidades en la vida para superar las necesidades y no caer presa de la violencia de los criminales o de fuerzas de seguridad corruptas.

Kaine también fue instructor de carpintería, dijo Warner. Hoy, en un amplio hangar de metal alrededor de una docena de muchachos aprenden a utilizar cepilladoras, sierras y lijadoras. “Aquí fabrican muebles para apoyar a la escuela, muchos de estos muebles luego se los venden a familias pobres”, comentó el sacerdote.

El tiempo que Kaine pasó en Honduras entre 1980 y 1981 fue el comienzo de una época turbulenta en América Central. Estados Unidos y la Unión Soviética se encontraban enfrentados en la Guerra Fría y apoyaban a bandos contrarios en los sangrientos conflictos civiles de El Salvador y Nicaragua. Los llamados escuadrones de la muerte masacraban a campesinos, a los pobres en las ciudades, a sacerdotes y monjas que trabajaban con los más desfavorecidos en la región. Decenas de miles de personas se vieron desplazadas por la violencia. La corrupta Junta Militar hondureña aceptó la llegada de consejeros estadounidenses a cambio de cientos de millones de dólares. Kaine también aludió a esto durante su discurso de aceptación de la nominación demócrata.