Quantcast
El Tiempo Latino
9:52 p.m. | 61° 11/18/2017

Claman por mamá


Una familia le pide al ICE que no deporten a Wendy Uruchi Contreras. El 6 de septiembre será la corte

Milagros Meléndez-Vela | 9/2/2016, 11:17 a.m.
Claman por mamá
FAMILIA. Giovani Jiménez pide que no deporten a Wendy Uruchi Contreras, su esposa y madre de sus hijos. | El Tiempo Latino/Milagros Meléndez Vela

Cada noche al ir a la cama la pequeña Lucía, de 7 años, extraña el beso y abrazo de mamá. Su hermano Alex, de 13 años dice que daría “cualquier cosa” por tener a su madre al lado.

Desde hace dos meses la familia de Fredericksburg, Virginia, vive una pesadilla. La madre Wendy Uruchi Contreras, de 32 años, fue detenida por autoridades de Inmigración y enfrenta deportación.

“Mi esposa está encerrada y desesperada por estar con sus hijos”, expresó Giovani Jiménez, quien tiene que hacer las veces de padre y madre con sus menores.

Uruchi Contreras, nacida en Bolivia, y con nacionalidad de España, se encuentra en un centro de detención de Williamsburg, después que fue detenida por una seria falta de tránsito el 10 de julio. “Es una situación muy dura y triste para mis niños”, dijo Jiménez con brillo en los ojos y voz quebrantada. “La vamos a visitar y solo podemos verla a través de un vidrio, hablando con un micrófono”, contó Jiménez.

El martes 6 de septiembre Uruchi Contreras se enfrenta a una corte de inmigración. “Justo ese mismo día los niños van a regresar a clases y su mamá no estará con ellos”, dijo el papá.

La abogada de la mujer, Enid González, ha presentado a la fiscalía de Inmigración una solicitud que busca la suspensión de la deportación y el cierre administrativo del caso apelando al tema humanitario.

“Hemos sometido una petición humanitaria a la oficina del ‘chief counsel’ (abogado) de Inmigración para que use la discreción de proceder o no con la deportación”, dijo González de Tucker and Associates.

La implementación de parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), de “discreción fiscal” está basada en un memorándum emitido por el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, que prioriza en la deportación de personas de “alta prioridad”, dejando a un lado los casos contra las personas de “baja prioridad”.

“La situación de Wendy es una situación que realmente amerita que utilicen esa discreción hacia ella”, dijo González. “Es una mujer que ha contribuido a la comunidad, tiene dos hijos ciudadanos estadounidenses y cuenta con el respaldo de más de 1.000 peticiones pidiendo que se detenga su deportación”, dijo González.

Wendy vino de España, donde vivió con su padrastro abusivo y alcohólico por muchos años. “Si la deportan regresará a ese país”, dijo González.

Mientras que el proceso legal continúa, la pequeña Lucía espera cada día que su madre regrese a casa. Alex cumplirá años el 8 de septiembre, dos días después de la corte. Le pide a Dios el regalo más grande: que no deporten a su madre.

Familia espera freno a la deportación

La noche del 10 de julio empezó la pesadilla para Wendy Uruchi Contreras y su familia. Una parada de tráfico, cuando iba de regreso a casa desde Manassas hacia Fredericksburg, desencadenó en su detención migratoria y proceso de deportación.

“No podía creer lo que estaba pasando. Era tan irreal”, expresó a El Tiempo Latino, el esposo de Uruchi Contreras, Giovani Jiménez.