Quantcast
El Tiempo Latino
8:15 a.m. | 23° 12/13/2017

Quién ayuda a Silver Spring


Las personas afectadas por la tragedia buscan cómo rehacer sus vidas. Las ayudas se están canalizando, dicen

Milagros Meléndez-Vela | 9/2/2016, 11:52 a.m.
Quién ayuda a Silver Spring
Víctimas del incendio: Deibi Jiménez Morales (8 años), Fernando Josué Fernandez Orellana (3 años), Augusto Jiménez, Aseged Mekonen, Maria Auxiliadora Castellón Martinez, Saeda Ibrahim y Saúl Paniagua | ETL

La noche del miércoles 10 al jueves 11 de agosto de 2016 quedará gravada como la noche del horror en la mente de los residentes de un complejo de apartamentos en Silver Spring, Maryland. Una explosión y un incendio destruyeron el hogar de unas 100 personas. De ellas, siete murieron y más de 30 resultaron heridas.

A primeras horas de la mañana del 11 de agosto, El Tiempo Latino emitió por las redes sociales el testimonio de dos residentes del vecindario que se encontraban ayudando en unos momentos en los que todo era confusión y perplejidad. El guatemalteco Encarnación Ortíz, quien había ayudado a evacuar su edificio en la noche del incendio, habló con emoción de su comunidad y de sus vecinos, repitiendo una y otra vez que aquello era “una tragedia”.

“Éste es un barrio tranquilo, con muchos centroamericanos y africanos, chinos y de todas partes y lo que ha pasado es terrible”, dijo Ortíz durante la transmisión de Facebook Live de El Tiempo Latino en la que otras voces epezaron a apuntar a las causas del incendio con un sentimiento de queja.

“Aquí no toman atención delas inspecciones del gas”, expresó Alberto Carrillo durante la misma emisión de Facebook.

Días después, las autoridades del condado de Montgomery confirmarían que el siniestro del complejo de viviendas Flower Branch, en la cuadra 8700 de Arliss Street, había sido provocado por el gas.

El 16 de agosto, el ejecutivo de Montgomery, Isiah Leggett y el senador federal por Maryland, Ben Cardin, visitaron a las víctimas de la mortal explosion. El senador Cardin fue claro en su comentario a la comunidad inmigrante para que pidan ayuda sin importar su estatus migratorio.

“Hay una preocupación en las comunidades inmigrantes sobre si pueden confiar o no en los servicios del Gobierno. Yo quiero que sepan que lo que estamos hacienda es para proporcionarles ayuda”, dijo Cardin.

Por su parte, Leggett dijo que los esfuerzos del condado se habían centrado en buscar vivienda temporal y permanente para todos los damnificados.

Dos días antes, el 14 de agosto, había tenido lugar una vigilia y diversos actos de solidaridad comunitaria en el Long Branch Community Center —el lugar de acogida que luego visitarían el ejecutivo Leggett y el senador Cardin. Unas 300 personas celebraron ese domingo un servicio religioso multiconfesional al que asistieron sacerdotes, predicadores, frailes, rabinos e imanes. Ese domingo fue también un día dedicado a los niños. Manuel Navarro, vestido como “Monchito el Payaso” puso una sonrisa en los rostros de los pequeños.

“Como Cristiano siento que Dios me trajo aquí para ayudar a estos niños”, dijo Navarro y añadió que aún vestido de “payasito” e intercambiando sonrisas con los niños del refugio de Silver Spring podía sentir que en los niños que se acercaban a él había “un dolor inmenso”.

Yamileth Reyes

En 1998 Yamileth Reyes salió ilesa del devastador Mitch que golpeó Honduras y arrasó parte de Centroamérica. Cuando El Tiempo Latino habló con ella, en el centro de acopio de donaciones de CASA, volvió a agradecer a Dios por haber sobrevivido otra tragedia. Reyes, sus tres hijos, un sobrino y otros familiares salieron ilesos de la tragedia.