Quantcast
El Tiempo Latino
6:15 a.m. | 45° 1/24/2018

Aprobación del Presidente Trump repunta después de ataque a Siria, aunque estadounidenses no desean más acciones unilaterales


Según la encuesta de CBS News, siete de cada 10 personas dijo que Trump necesita obtener autorización del Congreso para realizar más ataques.

Aaron Blake | The Washington Post | 4/10/2017, 9:15 a.m.
Aprobación del Presidente Trump repunta después de ataque a Siria, aunque estadounidenses no desean más acciones unilaterales
La encuesta de CBS News reveló que no hay un aumento significativo en el apetito por lograr que Estados Unidos se involucre más en un conjunto de circunstancias muy difíciles en el Medio Oriente. | Jabin Botsford — The Washington Post

Los ataques que lanzó el presidente Donald Trump contra el gobierno sirio ganaron el apoyo del pueblo estadounidense y mejoraron las opiniones sobre él (aunque sólo ligeramente), según una nueva encuesta. Pero el punto clave podría ser la señal roja y grande de “pare” que vino con todo eso.

Una nueva encuesta de CBS News ─la primera encuesta telefónica en vivo que midió las reacciones a los ataques─ muestra que el 57 por ciento de los estadounidenses está de acuerdo con la decisión tomada por Trump. Su aprobación, mientras tanto, subió hasta 43 por ciento, aunque cerca de la mitad (49 por ciento) sigue desaprobando su gestión.

Pero los norteamericanos fueron aún más enfáticos sobre lo que no quieren ver a continuación: cualquier otro ataque unilateral autorizada por Trump o una mayor participación, punto.

Siete de cada 10, incluyendo a la mayoría de los republicanos, dijo que Trump necesita obtener autorización del Congreso para realizar más ataques. Y una mayoría -el 54 por ciento- dice estar "incómodo" con el enfoque de Trump sobre la situación en Siria, con sólo un 41 por ciento expresando confianza en él.

Y, por último, sólo el 18 por ciento dice que les gustaría ver a las tropas terrestres estadounidenses en la guerra civil, que cuenta con las fuerzas gubernamentales del presidente sirio Bashar al-Assad; El Estado islámico, también conocido como ISIS; y fuerzas de oposición más moderadas. Un 30 por ciento adicional dice que están de acuerdo con los ataques aéreos, pero muchos de ellos al parecer quieren autorización primero.

Ese apoyo a las tropas terrestres es sólo ligeramente superior al de 2013, la última vez que el gobierno estadounidense amenazó con tomar represalias por el presunto uso de armas químicas de al-Assad. Una encuesta de McClatchy-Marist en ese momento demostró que el 13 por ciento creía que las tropas de tierra eran requeridas.

En ese momento, muy pocos estadounidenses apoyaban incluso el tipo de ataques aéreos que Trump lanzó la semana pasada, por lo que las situaciones no son completamente análogas. Y como nuestro propio Scott Clement señaló el viernes, acciones como la que Trump tomó a menudo ganan más apoyo después del hecho. El presidente Barack Obama nunca terminó de lanzar ataques contra Siria, a pesar de haber establecido la infame "línea roja".

Pero la nueva encuesta también deja claro que no hay un aumento significativo en el apetito por lograr que Estados Unidos se involucre más en un conjunto de circunstancias muy difíciles en el Medio Oriente. Catorce años después de lanzarse la guerra en Irak, el cansancio por ello sigue siendo fuerte, pese a que el ataque limitado de Trump ganó aprobación.

Y la administración de Trump no parece particularmente propensa a tomar las cosas más allá. El secretario de Estado Rex Tillerson dijo el domingo que su prioridad en Siria sigue siendo derrotar al Estado islámico. Y el consejero de Seguridad Nacional H.R. McMaster dijo que aunque la administración ahora cree que al-Assad se debe ir, está dejando eso a otros.

"Es muy difícil entender cómo podría haber una solución política si continúa el régimen de al-Assad", dijo McMaster en "Fox News Sunday". "Ahora, no estamos diciendo que somos los que vamos a realizar ese cambio, sino lo que estamos diciendo es que otros países tienen que hacerse algunas preguntas difíciles".

Eso parece estar en línea con lo que el pueblo estadounidense quiere ahora mismo.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)