Quantcast
El Tiempo Latino
4:39 p.m. | 84° 7/27/2017

Venezuela embarga planta de General Motors en medio de protestas contra el gobierno


La acción parece ser un intento de provocar a los Estados Unidos y de desviar la atención de las manifestaciones.

Nick Miroff | The Washington Post | 4/20/2017, 2:22 p.m.
Venezuela embarga planta de General Motors en medio de protestas contra el gobierno
La empresa automotriz, cuya sede principal se encuentra en Detroit (en la foto), EE. UU., cierra sus operaciones en Venezuela después de casi 70 años. | EFE, EPA ARCHIVO/JEFF KOWALSKY

General Motors anunció el jueves que se retiraba de Venezuela después de que las autoridades tomaran su planta de automóviles, en una nueva señal de los turbulentos tiempos que se han apoderado del país sudamericano a medida que aumentan las protestas contra el gobierno.

La confiscación de la planta ocurrió el mismo día en que una gran multitud de gente marchaba contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, pidiendo nuevas elecciones y y el retorno del orden democrático.. El movimiento de nuevo contra GM podría tensar aún más las relaciones entre el gobierno izquierdista de Venezuela y Washington.

GM calificó la expropiación de su planta como “una toma judicial ilegal de sus activos” y dijo que tomaría acciones legales para defenderse. La empresa no es la primera empresa extranjera cuyos activos han sido confiscados por las autoridades venezolanas, pero esas acciones han sido precedidas por reiteradas amenazas públicas por parte del gobierno socialista.

El gobierno venezolano no ha ofrecido ninguna explicación sobre la confiscación de la planta de GM. Algunos analistas lo vieron como parte de un patrón de confrontación entre el gobierno de Maduro y los fabricantes a medida que la situación económica se deteriora. Sin embargo, el momento en el que se ejecuta la medida lleva a sospechar que Maduro puede estar buscando intensificar su confrontación con Estados Unidos y culpar a las protestas en su contra de una confrontación con el gobierno de Trump. Maduro afirma que sus oponentes están conspirando junto con las autoridades estadounidenses para derrocarlo.

“Se ajusta a un patrón más amplio, en el sentido de que la respuesta del gobierno a los aumentos en la actividad de la oposición tiende a ser la profundización de la revolución”, dijo Phil Gunson, analista con sede en Venezuela de International Crisis Group. “Hay quienes están en la cúspide, entre ellos el propio Maduro, quienes parecen creer genuinamente que esto es una revolución y el objetivo final es el reemplazo de la economía capitalista por una que sea enteramente estatal”, dijo.

El miércoles, un tribunal venezolano en el estado occidental de Zulia ordenó congelar los bienes de la compañía estadounidense y confiscar sus activos, como parte de un juicio presentado en 2000 por un concesionario que antes era de GM, según noticias venezolanas. Por qué el tribunal emitió el fallo 16 años después, en el pico de las protestas contra Maduro, no quedó claro.

La ensambladora de vehículos dijo que la orden judicial era “arbitraria” y “en total desprecio del derecho (de GM) a un debido proceso, causando daños irreparables a la empresa”.

La fabricación de automóviles prácticamente se ha detenido en Venezuela en medio de un colapso económico de mayores proporciones durante el gobierno de Maduro. La economía del país se contrajo 18 por ciento el año pasado, enfrentando una de las mayores tasas de inflación del mundo y una escasez generalizada de alimentos y medicinas.

Otrora uno de los países más ricos de América Latina, el país petrolero ha sido testigo de un impresionante colapso de la actividad industrial.