Quantcast
El Tiempo Latino
12:34 a.m. | 74° 6/21/2018

OPINIÓN: Cuando luchamos por los inmigrantes, luchamos por todos los trabajadores


Directivos del sindicato SEIU escribieron una columna de opinión sobre su motivación para organizar las movilizaciones del 1 de mayo

Héctor Figueroa, Presidente y Roxana Rivera, Vicepresidenta de 32BJ SEIU | 4/26/2017, 2:38 p.m.
OPINIÓN: Cuando luchamos por los inmigrantes, luchamos por todos los trabajadores
Rally de trabajadores en enero de 2017 | SEIU

Estas personas no son “los malos elementos”. Estos inmigrantes y millones de personas como ellos son la esencia de lo que engrandece a América.
Nuestro deber como una organización que representa tanto a trabajadores inmigrantes como a los nacidos aquí, es unir nuestras voces para exponer esta agenda anti-inmigrante como una agenda anti-laboral.


Sabemos que cuando los trabajadores indocumentados sean legalizados y se protejan sus derechos, sus salarios y los salarios de los demás, aumentarán. Los trabajadores inmigrantes, con o sin documentos, generan $700 mil millones en actividad económica cada año. Legalizar a trabajadores indocumentados podría elevar esa cifra en momentos en que nuestra economía lo necesita tanto.

Según el Departamento de Trabajo, los trabajadores a quienes se les ofreció la ciudadanía mediante la legalización de 1986 han conseguido elevar sus ingresos en un 15 porciento, lo que tuvo un impacto positivo directo en estimular la economía. Es más, si se hubiera aprobado la reforma migratoria de 2006, esto hubiera generado $66 mil millones de ingresos, según cifras de la Oficina Presupuestal del Congreso.

La Seguridad Social hubiera sido uno de los tantos programas que se hubieran beneficiado de esto.
La actitud del gobierno de Trump respecto a la inmigración se basa en la horrorosa noción de que América debería expulsar a 11 millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría de quienes han vivido y trabajado arduamente en el país por más de una década.

Esto es tanto impráctico como anti-americano y forma parte de un ataque sin precedentes contra las familias trabajadoras que ya está consiguiendo colocar a billonarios de las corporaciones en cargos de poder y dándoles acceso total a los lobistas corporativos; y que están desregularizando las industrias a expensas del pueblo y del planeta, a fin de eliminar barreras para que esta élite corporativa pueda seguir acumulando ganancias. Estos personajes están distrayéndonos de este saqueo al tratar de pintar a los inmigrantes, a los musulmanes y a la gente de color, como los enemigos, avivando temores y fomentando el caos en esas comunidades para forzarlos a irse del país.


En sus primeros cien días en la presidencia, el crudo trato que el gobierno de Trump tiene respecto a la inmigración, le ha dado a organizaciones como la nuestra un nuevo sentido del deber.

Nuestra unión se mantiene firme en su compromiso de representar a todos los trabajadores, al margen de su origen, estatus migratorio, raza, sexo, etnicidad, identidad u orientación sexual; y tenemos que asegurarnos que todos nuestros afiliados, sus familias y sus comunidades queden protegidos.

Fieles a este espíritu, convocamos a que el 1 de mayo la comunidad se movilice por los derechos de los millones de inmigrantes que trabajan y viven a escondidas, hombres y mujeres ansiosos y listos para ser participantes cabales de la recuperación y el futuro económico del país.