Quantcast
El Tiempo Latino
2:59 p.m. | 76° 10/23/2017

Chicago demanda al Departamento de Justicia por nuevas reglas de asignación de fondos para la seguridad ciudadana


La nueva política que va dirigida a las ciudades santuario entraría en vigencia en septiembre.

Sandhya Somashekhar | The Washington Post | 8/8/2017, 11:55 a.m.
Chicago demanda al Departamento de Justicia por nuevas reglas de asignación de fondos para la seguridad ciudadana
"Chicago no será chantajeada para que cambiemos nuestros valores, y somos y seguiremos siendo una ciudad acogedora", dijo el alcalde de la ciudad Rahm Emanuel. | Joshua Lott — Para el The Washington Post

A principios de este año, un juez federal bloqueó una orden ejecutiva destinada a retener los fondos federales de las ciudades santuarios. Con la nueva política sobre las subvenciones Byrne, el Departamento de Justicia ha intentado adoptar un paso más modesto y potencialmente más defendible legalmente para penalizar a esas comunidades. Si se le permite entrar en vigor, la nueva política comenzará en septiembre.

El conflicto pone a Trump en una suerte de vínculo sobre prioridades conflictivas. Mientras que él ha tomado una postura dura contra las ciudades santuario, también ha tratado de demostrar que está comprometido a combatir la delincuencia urbana - un objetivo que ha enfatizado a menudo destacando la tasa de homicidios de Chicago, la más alta de la nación con más de 400 asesinatos lo que va de año. En un momento dado, Trump propuso el uso de recursos federales para controlar la violencia. Cualquier intento de retener los fondos de seguridad pública de esa ciudad parecería ir en contra de ese esfuerzo paralelo.

Chicago recibió 2.3 millones de dólares el año pasado a través del programa de subvenciones, fondos que en el pasado la ciudad ha utilizado para comprar equipos SWAT, vehículos policiales, radios y armas de aturdimiento. Es una cantidad relativamente pequeña de dinero para una de las ciudades más grandes del país, pero los funcionarios de Chicago dijeron que la lucha se centra en "hacer frente a esta administración que está tratando de hacer que hagamos esta terrible elección que no creemos que sea legal y constitucional, y también evitar que hagan lo mismo con otras subvenciones", dijo Shannon Breymaier, una portavoz de Emanuel.

En la demanda, funcionarios de Chicago dijeron que con las nuevas condiciones el Departamento de Justicia pretende imponer que se dé "a los funcionarios federales el poder de ingresar a las instalaciones de la ciudad e interrogar a los arrestados a voluntad y obligaría a la ciudad a detener a individuos más tiempo de lo justificado por causa probable, funcionarios federales para investigar su estado migratorio". Eso estaría en conflicto con la ordenanza de las ciudades acogedoras de Chicago, que prioriza la prevención del delito y la aplicación de la ley local sobre la aplicación federal de inmigración, y potencialmente los obligaría a violar los derechos constitucionales de los extranjeros detenidos en las cárceles de la ciudad.

El Procurador General Jeff Sessions dijo el lunes que Chicago tiene una política que obstruye el sistema de inmigración de la nación y "ha demostrado una hostilidad abierta a la aplicación de leyes diseñadas para proteger a las fuerzas del orden público, estatales y locales, y reducir el crimen. Una política de protección de los extranjeros criminales que se aprovechan de sus propios residentes". Sessions dijo en una declaración que Chicago necesita volver a comprometerse con el estado de derecho y con las políticas que revierten "la cultura de la anarquía que ha asediado la ciudad".

"Esta administración no se limita a regalar dólares a los gobiernos municipales que violan orgullosamente el imperio de la ley y protegen a los extranjeros criminales a expensas de la seguridad pública", dijo Sessions. "Así que es así de simple: Cumplir con la ley o renunciar a los dólares de los contribuyentes."

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)