Quantcast
El Tiempo Latino
8:13 a.m. | 23° 12/13/2017

Comunidad de Flower Branch en Silver Spring aún espera justicia a un año del incendio


El Condado de Montgomery aprobó la construcción de una estatua en el lugar del siniestro para honrar a las víctimas mortales

Ricardo Sánchez-Silva | 8/11/2017, 4:36 p.m.
Comunidad de Flower Branch en Silver Spring aún espera justicia a un año del incendio
VIGILIA. La comunidad se solidarizó este jueves 10 de agosto con las víctimas de la tragedia de hace un año en los apartamentos Flower Branch en Silver Spring. | Ricardo Sánchez Silva para ETL

Un año después del incendio en el conjunto residencial Flower Branch en Silver Spring, la nueva asociación de inquilinos, que surgió a raíz del siniestro, CASA, distintas congregaciones religiosas y la comunidad, honraron la memoria de los fallecidos en la tragedia que dejó siete víctimas mortales, 30 heridos y grandes pérdidas materiales.

Justo al frente del espacio cercado donde colapsaron las estructuras la madrugada del 11 de agosto de 2016, tuvo lugar una solemne vigilia. Entre cantos, oraciones y peticiones, los presentes rodearon el perímetro, en una procesión, mientras llevaban velas en sus manos con el objetivo de colocar un ramo de flores frente al lugar, donde se habilitará un espacio para que quienes lo deseen, hagan propio.

Las luces de las llamas de las velas reflejaban el rostro en llanto de muchos vecinos, amigos y allegados de las víctimas, que hoy día aún claman justicia ante esta tragedia que enlutó a la comunidad de Flower Branch.

“Luchamos para que haya seguridad y justicia. A un año queremos saber si hay responsables. Estamos esperando respuestas de las autoridades, hasta ahora no nos han dicho nada”, declaró Erika Ramírez, secretaria de la Asociación de Inquilinos, quien se muestra esperanzada de que en corto plazo puedan tener un comunicado oficial del Condado de Montgomery.

Por su parte, Gustavo Torres, presidente de CASA, también hizo un llamado de atención sobre la justicia que debe existir para la tranquilidad de la comunidad. Como recordatorio de la lucha de los vecinos, junto a las organizaciones sin fines de lucro que los han apoyado, el Condado aprobó la realización de una estatua, para rendir homenaje a las víctimas mortales.

“Fue una actividad sobria, en la que nosotros queríamos recordar a las víctimas de la explosión de hace exactamente un año, aquí en Silver Spring y toda la comunidad estuvo participando en la vigilia. Creemos que es bien importante que en estos momentos tan dolorosos estemos unidos”, dijo Torres.

Las secuelas de aquel doloroso momento aún quedan en la mente de los habitantes que presenciaron el incendio. Tal es el caso de Ramírez, quien vivía en el tercer edificio contiguo a los dos que resultaron afectados.

“Recuerdo cuando salió llorando desesperada una de las madres de familia que perdió a su hijo. La tristeza, el temor e incertidumbre e impotencia de no saber qué hacer, de no saber qué estaba pasando. La detuve porque quería volver a ingresar al edificio que se incendiaba a buscar a su niño, intentamos ayudarla, pero estaba desesperada. Esa es una de las imágenes que me ha quedado grabada por siempre”, comentó la vecina.

Para Torres, la comunidad ha salido fortalecida de esta tragedia, pues se organizó en la asociación que ahora ejerce presión en medidas de seguridad en las viviendas. Según aseveró un representante del Concejo de la entidad, ahora es de obligatorio cumplimiento al menos una inspección anual de los hogares y si existe alguna irregularidad, debe publicarse para su solución.

“Cuando pasó la tragedia se recogieron muchas donaciones y fueron recibidas por las víctimas. Parte del Condado de Montgomery junto al Estado les dieron un alivio migratorio, pero no sabemos si es temporal o permanente”, aseguró Ramírez.

Entre tanto, las familias que perdieron sus hogares (se estima que más de 100), tuvieron que reconstruir sus vidas y los más allegados a los fallecidos mantienen el dolor ante un hecho que pudo ocurrirle, según dicen, a cualquiera de ellos. Una serie de dibujos pintados por niños de la comunidad y pegados en la cerca perimetral expresando lo que sienten, así lo demostraron.