Quantcast
El Tiempo Latino
10:43 a.m. | 44° 12/12/2017

¿Es posible que un nazi cambie de ideas?


Qué hay en la mente de alguien que odia

Sharon Jayson | Kaiser Health News | 8/25/2017, 4:26 p.m.
¿Es posible que un nazi cambie de ideas?
Los que estudian el comportamiento humano atribuyen el discurso del odio más a los problemas profundos de personalidad que a una enfermedad mental diagnosticable. | Lydia Zuraw/KHN

El alt-right ha ganado el poder online, ya que sus defensores usan Twitter, YouTube y otras plataformas de redes sociales para difundir su mensaje. Un estudio de 2016 de la Universidad George Washington encontró que los nacionalistas blancos son grandes usuarios de Twitter.

Sin embargo, aunque la organización se ha vuelto virtual, el poder de una multitud en la vida real también fomenta los comportamientos, dijo Pamela Rutledge, psicóloga de medios de comunicación y directora del Media Psychology Research Center, una organización sin fines de lucro con sede en Newport Beach, California.

"Hay una larga historia que comienza con [el psicoanalista Sigmund] Freud sobre el impacto del comportamiento de una multitud y la mentalidad de esa multitud", explicó Rutledge. "La gente renuncia a la identidad individual para apoyar la norma del grupo y la afiliación con el grupo y termina comportándose en formas que no se comportarían individualmente".

En tales conflictos tensos, dijo Futrell, las señales naturales que la gente utiliza para entender el comportamiento apropiado se sesgan.

"No es sorprendente en una situación que crece en tensión, cuando la gente está al borde, que alguien haga un movimiento agresivo, y eso sea una señal para otros de que está bien", dijo. "Esta es la norma en ese momento, y actúan".

La psicóloga forense Laurence Miller, de Boca Raton, Florida, dijo que hay un malentendido acerca de las motivaciones de quienes se unen a los grupos marginales, que tienen una ideología y buscan un grupo cuando, en realidad, es al revés.

"La gente escogerá un sistema de creencias que mejor se adapte a sus personalidades y sus identidades", dijo.

Pero enfatiza que los humanos son complejos. En el sur profundo, era común que ciudadanos ilustres -alcaldes, sheriffs y jueces, entre otros- fueran miembros del KKK.

"Puedes tener gente que se ponga una capucha y marche con una antorcha y lleve a sus hijos al parque", dijo Miller.


Melissa Bailey, reportera de KHN, contribuyó con esta historia desde Boston.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.