Quantcast
El Tiempo Latino
7:08 a.m. | 65° 9/23/2017

¿Qué viene para la música latina después del verano de 'Despacito'?


El éxito ha sido promocionado como un cambiador de juego, pero ¿cómo va la industria mantener el ímpetu de la canción?

Julyssa López | Especial para The Washington Post | 8/28/2017, 11:16 a.m.
¿Qué viene para la música latina después del verano de 'Despacito'?
Alynda Segarra es la cantante principal de la banda Hurray For the Riff Raff. | Sarrah Danziger

Prince Royce sonaba mareado. Su voz era rasposa, para nada parecida a la del vocalista de aire ligero que ha cantado dulces melodías de bachata durante la última década, convirtiéndose en una de las principales estrellas de la música latina. Pero tenía una buena razón para estar cansado: el artista de 28 años de edad acababa de terminar de grabar un video con Chris Brown en L.A., y en la noche iba a agarrar un avión a Chile para presentarse ante una multitud de fanáticos que apoyan su mas reciente disco, "Five", una mezcla en español entre la bachata y el R&B.

Royce se ha paseado por años en la industria musical en inglés y en español, algunas veces con canciones que se alejan del estilo dominicano que lo hizo un rompecorazones alrededor de Latinoamérica.

A pesar de que algunos de sus esfuerzos en el idioma inglés han sido mas exitosos que otros, él en conjunto con los artistas colombianos J. Balvin y Maluma, continuamente se mencionan como las estrellas latinas destinadas a posicionarse en el mercado estadounidense. La conversación acerca de cuál tiene el mayor atractivo multifacético se ha intensificado, con los fanáticos y expertos de la industria comparando las fortalezas de cada cantante y enfrentándolos como si fueran boxeadores. Y mucha de esa atención en el tema ha tenido que ver con una palabra que se ha apoderado del verano: “Despacito”.

En los círculos musicales, la historia de “Despacito” se ha repetido tantas veces que ya parece un cuento popular. Luis Fonsi y Daddy Yankee, dos artistas puertorriqueños establecidos, lanzaron una canción mezclando el reguetón y el pop, tan pegajosa que cuando Justin Bieber la escuchó en una discoteca en Colombia, inmediatamente pidió hacer una pista. Pronto ya existía un nuevo remix en el que Bieber cantaba en español por primera vez.

Una pizca de el Biebs probó ser el ingrediente que faltaba para que “Despacito” se volviera un fenómeno musical viral. La canción original de Daddy Yankee y Fons había resonado en Latinoamérica, pero el impulso de Bieber lanzó el remix a un nivel sin precedencia. La canción voló ha convertirse en la primera canción en el puesto No. 1 de los Billboard Hot 100 (la Cartelera de las 100 mas calientes) desde “La Macarena” en 1996. Reinó como la canción mas sonada de Spotify en la historia, y el video musical (que no incluye a Bieber) reventó los récords de YouTube cuando llegó a 3 billones de vistas.

Mientras “Despacito" rebotaba en el mundo del pop convencional, Balvin estaba colocando sus últimos toques a un reguetón sincopado en español llamado “Mi Gente”. Un mes después de su lanzamiento, pasó a “Despacito” para alcanzar el puesto No. 1 en la cartelera Top Global 50 de Spotify, donde se ha mantenido por las últimas 3 semanas.

El éxito de las dos canciones ha reavivado la promesa de la menguante influencia de la música latina en la estratósfera del pop convencional, al mismo tiempo que asoma nuevas oportunidades para artistas emergentes y aquellos que han estado en el juego por años, tal como Price Royce.