Quantcast
El Tiempo Latino
8:16 a.m. | 33° 11/24/2017

Consulado de El Salvador celebró 100 años del natalicio de Monseñor Óscar Arnulfo Romero


Siguiendo la recomendación hecha por el Papa Francisco, los fieles hicieron una peregrinación hacia Ciudad Barrios en el país centroamericano

Ricardo Sánchez-Silva | 8/30/2017, 10:32 a.m.
Consulado de El Salvador celebró 100 años del natalicio de Monseñor Óscar Arnulfo Romero
BENDICION. En esta foto de 2015, el nuncio apostólico León Kalenga bendice una pintura de Romero en la casa de los Gutiérrez (familiares de Romero) en Ciudad Barrios. | Vladimir Gutiérrez

SALVADOREÑOS. En dirección de las manecillas del reloj, la Cónsul Ena Úrsula Peña, la Embajadora Claudia Canjura y el Canciller Hugo Martínez en la ceremonia en honor al centenario del natalicio de Monseñor Romero.

SALVADOREÑOS. En dirección de las manecillas del reloj, la Cónsul Ena Úrsula Peña, la Embajadora Claudia Canjura y el Canciller Hugo Martínez en la ceremonia en honor al centenario del natalicio de Monseñor Romero.

Con un recital de poesía en el Consulado de El Salvador en Silver Spring, se realizó la celebración de los 100 años del nacimiento de Monseñor Óscar Arnulfo Romero. El acto contó con la participación de la Cónsul Ena Úrsula Peña, la Embajadora Claudia Canjura y el Canciller Hugo Martínez.

“Este centésimo aniversario, lo ha celebrado la iglesia con un enviado especial del Papa Francisco en El Salvador. Estuvimos junto al Presidente y otros funcionarios del gobierno, acompañando esa celebración que ha tenido todo el pueblo en nuestro país, pero también se ha desarrollado alrededor del mundo porque Monseñor Romero es el salvadoreño más universal y guía espiritual de muchos en el mundo”, declaró Martínez.

El alto funcionario aprovechó la oportunidad para informar que se llevó a cabo una peregrinación llamada “caminando hacia la cuna del profeta”, en la que participaron personas de todas las edades, en un recorrido hacia Ciudad Barrios en San Miguel, localidad donde nació Romero.

Otra de las actividades realizadas fue la exposición “Romero en el Arte”, una muestra de pinturas y fotografías de siete artistas que plasmaron en distintos materiales la imagen del mártir centroamericano.

“Personalmente considero que el legado y la enseñanza que nos dejó Monseñor Romero a todos los salvadoreños viven en nuestros corazones. Somos diferentes generaciones de muchas edades, unos mayores, otros menores. Su palabra trasciende, pues, hay niños que cuando entran en contacto con su vivencia, con lo que él nos dejó, pueden identificarse con una vida de amor en comunidad, con el mensaje de la iglesia que no está en el otro mundo, sino en la tierra y nos hace vivir en el día a día, para buscar el bien común”, dijo Canjura.

La Embajadora resaltó el trabajo que realiza su institución por medio de la misión diplomática y la red consular en EE.UU., en cuanto al acercamiento con la comunidad para dar testimonio y ser voceros del legado de Monseñor Romero, mientras que honran su memoria, trabajando por los más necesitados.

“Una orden contra la ley de Dios, una orden inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La iglesia defensora de los derechos de Dios, de la ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. En nombre de Dios, pues, en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día, les pido, les ruego, les ordeno, en nombre de Dios, cese la represión”, leyó la Cónsul en cita de la Homilía Dominical de 1980, días antes del asesinato del primer Arzobispo.

Canonización en espera

Óscar Arnulfo Romero fue un sacerdote católico salvadoreño, nacido en Ciudad Barrios, San Miguel, reconocido por su lucha a favor de los más pobres, nombrado como el primer arzobispo mártir de América y beatificado en 2015. Su asesinato a manos de un francotirador fue perpetrado durante la celebración de la misa en la capilla del hospital Divina Providencia, cuando iniciaba la guerra civil en el país centroamericano.

La canonización de Romero aún se encuentra en curso desde que se inició en 1990. Se conoció que a finales de febrero de 2017 la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano recibió un posible milagro atribuido al beato que está en estudio.

Al respecto, en una visita realizada a la Santa Sede por un grupo de obispos salvadoreños, el Papa Francisco aclaró que no se debe acelerar el proceso, ya que forma parte de los lapsos de la iglesia, pero mostró mucho interés por la causa, mientras que recomendó que se iniciaran peregrinaciones. En ese entonces, los sacerdotes también tocaron el tema de la beatificación del padre Rutilio Grande García, también asesinado en 1977 por un comando.