Quantcast
El Tiempo Latino
10:30 a.m. | 62° 10/15/2018

Sindicalistas protestan frente a The Line Hotel en DC por mejoras salariales e igualdad laboral


Los trabajadores denuncian sueldos cinco veces menores a los que deberían ganar en el área eléctrica

Ricardo Sánchez-Silva | 12/15/2017, 12:33 p.m.
Sindicalistas protestan frente a The Line Hotel en DC por mejoras salariales e igualdad laboral
La compañía Power Design habría sido demandada al menos diez veces en EEUU y dos en DC por robo de salario | Cortesía DC Jobs WJ

Un grupo de manifestantes de diversas organizaciones sindicales se reunió el 13 de diciembre frente a The Line Hotel en Washington DC para protestar contra el robo de salarios por parte de las subcontratistas que le prestan servicio y de la cuales dependen cientos de trabajadores latinos en el área.

“Estamos preocupados porque una de las empresas que hacen parte de la construcción, Power Design, una compañía eléctrica, ha sido demandada unas diez veces a los largo del país, incluyendo un par en DC por robo de salario. En ocasiones no les pagan a las personas el tiempo extra o por el total de horas que trabajan. Esos no son los tipos de empleos que queremos para el Distrito”, dijo Elizabeth Falcón, directora ejecutiva de DC Jobs with Justice.

De acuerdo a información suministrada por Juan Carlos Bonilla, vocero de International Brotherhood of Electrical Workers Local Union 26, el hotel tiene al menos seis subcontratistas de las cuales cada una posee una nómina entre 50 y 300 empleados, casi el 100% de origen latino.

“Mucha gente tiene miedo y yo los entiendo, porque si no trabajan de esa forma no pueden hacerlo con una compañía seria por el simple hecho de no tener los documentos en regla. Es una situación que afecta a todos. Personalmente no los puedo meter a la Unión porque no pueden trabajar legalmente en el país”, aseveró el líder sindical.

Para Bonilla, el tema es delicado, ya que existen dos caras de la moneda que deben tomarse en cuenta. Por un lado, la defensa de un salario justo para los empleados de estas empresas, que justifican los pagos ante la ley al cubrir el salario mínimo local exigido, pero por otra parte, en el caso de los electricistas se trata de mano de obra calificada y certificada que vale mucho más. Según informó, un profesional en el área debe ganar $45 por hora más beneficios; en total, unos $61.

El dilema está en que la mayoría de los empleados latinos que contratan las compañías que prestan servicios al hotel, no estarían certificados, lo que por otro lado representa una desventaja competitiva ante los que han estudiado y tienen las certificaciones correspondientes para laborar, pues a juicio del sindicalista las empresas prefieren sub pagar la mano de obra, que en muchos casos no se queja por temor a que ejerzan acciones migratorias.

“Gracias a Dios nosotros tenemos trabajos que se pueden considerar que bien pagados, pero imagínate si tienes familia y pagas tu renta, va a llegar el día que todos los que estamos con el sindicato no vamos a poder trabajar porque hay alguien dispuesto a hacerlo por muchísimo menos. A nosotros no nos importan si son de la Unión o no, pero que ganen igual”, puntualizó Bonilla, quien aclaró que apoya a sus compañeros latinos, pero se trata de preservar sus puestos de trabajo con los salarios correspondientes y mejorar las condiciones laborales de quienes ejercen el oficio.

DC Jobs with Justice confirmó que los testimonios de ex trabajadores de Power Design apuntan a que la empresa los expone a condiciones inseguras con un solo electricista calificado, quien supervisa a numerosos empleados no capacitados que realizan la mayoría del trabajo eléctrico.

La denuncia también se hace extensiva hacia otras áreas como construcción y pintura, pero en el caso de la plomería, el sindicalista afirmó que no han podido pagar menos porque deben asegurarse de que el personal esté calificado, por las consecuencias en términos económicos que tendrían que asumir por una tubería mal instalada.

En una ocasión anterior, los empleados de la Unión que representa Bonilla hicieron presión para que una compañía que aglutina a electricistas sindicados fuera contratada en una construcción desarrollada en Rosslyn. La protesta funcionó.

“Yo creo que los contratistas generales tienen algún trato con los desarrolladores, se ahorran una cantidad de dinero en mano de obra y les queda más ganancia obviamente. No me sorprendería que entre ellos compartan esa ganancia mientras están explotando a los trabajadores”, concluyó.

En la protesta también estuvieron presentes la Unión Internacional de Obreros de América del Norte (LiUNA) y sindicatos de trabajadores de hoteles.