Quantcast
El Tiempo Latino
12:39 p.m. | 79° 9/25/2018

Una periodista a tiempo completo


Maibort Petit admite que la búsqueda de la verdad la motivó en el caso de los sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela

Redacción | El Tiempo Latino | 12/22/2017, 5:26 p.m.
Una periodista a tiempo completo
INVESTIGADORA. Petit dice que es un reto mantener la objetividad en algunos casos periodísticos. | Cortesía

La periodista venezolana Maibort Petit admitió que la oportunidad única de demostrar que “el gobierno de Venezuela está involucrado en el narcotráfico” fue su principal motivación para trabajar en el caso de Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de la pareja presidencial de Venezuela, también apodados como “narcosobrinos”, y quienes fueron sentenciados a 18 años de cárcel por narcotráfico.

Después de 25 meses del arresto de los sobrinos de Cilia Flores y Nicolás Maduro, el jueves 14 de diciembre, el juez Paul Crotty de la Corte del Distrito Sur de Nueva York leyó la sentencia que condena a Campo Flores y Flores de Freitas, por conspirar para importar y distribuir 800 kilos de cocaína en EEUU a través de la organización criminal que lideraban.

“Fue la primera oportunidad para demostrar lo que había sido una hipótesis. La oportunidad de demostrar que los carteles de la droga están vinculados al gobierno. El hecho de que dos familiares directos de la pareja presidencial hayan sido capturados en su intento de traficar esa droga era un caso extraordinario desde el punto de vista periodístico y politológico”, dijo Petit a El Tiempo Latino. “Todo ese juicio y declaraciones se podían ver en vivo desde un tribunal y no me podía perder ni un solo detalle”, agregó.

Campo Flores y Flores de Freitas fueron detenidos el 10 de noviembre del 2015 en Haití, tratando de introducir la droga a los EEUU, según lo determinaron agentes de la Policía Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA). “La gente me preguntaba que cómo yo podía escribir sobre ese caso de los Flores y es que la información es tan escandalosa que yo no necesito poner adjetivos calificativos porque ya de por sí es un escándalo y refleja lo que está ocurriendo en Venezuela”, subrayó. “Los venezolanos somos muy apasionados y como estamos llenos de dolor por lo que está ocurriendo a veces mantener la objetividad es un verdadero reto. Pero estamos obligados a hacerlo”, admitió.

Graduada en la Universidad del Zulia en Venezuela, Petit trabajó en importantes medios de comunicación hasta que tuvo que emigrar y exiliarse en EEUU, país desde donde ha investigado casos de corrupción, narcotráfico y lavado de dinero, trabajo por el que ha sido víctima de varias amenazas de muerte.

Su ética y responsabilidad periodística han sido más fuertes y ella no se ha amilanado a la hora de investigar y denunciar. “La motivación desde el punto de vista del investigador, del científico político, puedo decir que era apasionante en este caso, era ver la confirmación de la tesis”, agrega Petit, quien dejó su país y se marchó a una ciudad en Florida en 2006.

Afirmó que no pensaba radicarse en EEUU sino que “tenía ese sueño que todavía sigue vivo que es ver a Venezuela retornar a la democracia” pero el exilio se ha alargado “tanto que estoy aquí todavía”, destacó la comunicadora quien contribuye a hacer realidad ese sueño con su trabajo de investigación.

“Desde el punto de vista periodístico, [el caso de los narcosobrinos] me dio la capacidad de tener todos los elementos para describir cómo las organizaciones criminales tenían acceso directo, por ejemplo, a la Rampa 4 del Aeropuerto Internacional de Maiquetía, donde las medidas de seguridad son extremas.