Quantcast
El Tiempo Latino
8:02 p.m. | 84° 6/25/2017

Ansiedad por políticas migratorias del Presidente Trump afecta flujo de compradores mexicanos a El Paso


La economía de las dos ciudades fronterizas, El Paso y Ciudad Juárez, está interconectada.

Tracy Jan │The Washington Post | 2/23/2017, 9:31 a.m.
Ansiedad por políticas migratorias del Presidente Trump afecta flujo de compradores mexicanos a El Paso
Los peatones caminan hacia el Puente Internacional Paso del Norte para cruzar de El Paso a Ciudad Juárez. | Ivan Pierre Aguirre for The Washington Post

EL PASO, Texas - Pasee por el sur de la calle El Paso un viernes por la noche por delante de las tiendas llamadas "House of Blouse" y "Best Choice Fashion" donde se venden tres pares de pantalones por $9.99 y encontrará aceras repletas de compradores mientras la cumbia suena por los altavoces de las tiendas.

Valerie Padilla y su novio Diego Muñoz, ambos de 16 años, llevaban bolsas de papel higiénico, leche y aguacates a través del puente fronterizo desde el centro de El Paso, donde Padilla vive durante la semana, a familiares de Ciudad Juárez, México. Alfredo Gómez y sus sobrinas llevaban un juego de cocina infantil y una tetera de plástico de la tienda “todo a un dólar” para el cumpleaños de un familiar.

Cada día, decenas de miles de personas cruzan los tres puentes entre El Paso y Ciudad Juárez, visitan amigos y familiares, asisten a la escuela y trabajan, o simplemente compran, contribuyendo con cientos de millones de dólares a la economía de El Paso cada año. Pero ese flujo de comercio ha mostrado signos de desaceleración a medida que crecen las ansiedades sobre las políticas de inmigración y económicas del presidente Donald Trump.

Los estacionamientos de los centros comerciales aquí están normalmente llenos de autos con placas de matrícula mexicana. Cincuenta y dos centavos de cada dólar gastado en Cielo Vista Mall de El Paso se va de vuelta a México, de acuerdo con Tanny Berg, un desarrollador de bienes raíces comerciales, fue co-fundador de la Asociación Central de Negocios y ex presidente de la Cámara Hispana de Comercio.

"Los minoristas, mayoristas y restaurantes de El Paso dependen mucho de los mexicanos que vienen a comprar, comer, jugar y luego regresan a México", dijo Berg. "Al final del día, son personas empleadas de una clase media que se levanta lentamente".

Muchos de los compradores trabajan en las maquiladoras en Ciudad Juárez, donde Berg dijo que cualquiera que quisiera un trabajo podría conseguir uno, montando partes de automóviles, maniquíes y fundas de colchón. El número de tales fábricas en Ciudad Juárez que fabrican productos para exportación ha aumentado en más del 40 por ciento a 327 plantas desde que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte entró en vigor en 1994, según el Proyecto de Modelización de la Región Fronteriza en El Paso de la Universidad de Texas.

Luis Felipe Gaytan, de 24 años, inspector de calidad en MFI International, una empresa textil con una fábrica en Ciudad Juárez, dijo que compra toda su ropa en El Paso una vez al año, durante las ventas de diciembre. Victor Salas Oliva, un ingeniero de producto de 56 años de edad en la IMF, dijo que cruza la frontera todos los fines de semana para comprar en Costco y Walmart en El Paso.

El puente internacional Paso del Norte, que conecta las tiendas del centro de El Paso con el centro de Ciudad Juárez, es uno de los cruces peatonales más concurridos del mundo, dijo Berg, quien presta servicios en un grupo consultivo local para el Departamento de Seguridad Nacional. Algunos vienen en autobuses diseñados específicamente para traer compradores de México a El Paso.