Quantcast
El Tiempo Latino
5:16 p.m. | 59° 1/22/2018

Cazadores de Texas que dijeron haber sido disparados por “inmigrantes ilegales” se habían disparado entre ellos, de acuerdo a las autoridades


Derek Hawkins | The Washington Post | 2/23/2017, 11:41 a.m.
Cazadores de Texas que dijeron haber sido disparados por “inmigrantes ilegales” se habían disparado entre ellos, de acuerdo a las autoridades
FRONTERA. Un agente toma los datos de una niña salvadoreña en la frontera entre EEUU y México en Texas. | John Moore/Getty Images

Los guías de caza, Walker Daugherty y Michael Bryant, se encontraban liderando un grupo de caza en el sur de Texas a principios de enero cuando alegaron que unos inmigrantes ilegales habían cruzado la frontera mexicana que se encontraba cerca y habían intentado robar su campamento.

Los disparos se desataron. Cuando se detuvieron y el humo se despejó, Daugherty había recibido un disparo en el abdomen y estaba sangrando. Otro miembro del grupo había sido disparado en el brazo.

Luego de que los volaron al hospital, los hombres dijeron a las autoridades que unos inmigrantes que cruzaron la frontera desde México querían robarse la camioneta RV que algunos de los cazadores estaban usando. La declaraciones hechas por amigos y familias fueron incluso más allá, sugiriendo que los asaltantes querían asesinar a los miembros del grupo, según reportó el Albuquerque Journal.

Un amigo de la familia de Daugherty creó una campaña en GoFundMe para ayudar con las facturas médicas y se logró recolectar 26 mil 300 dólares de más de 200 donantes.

La historia fue trágica y además estuvo inundada de implicaciones políticas. El Comisionado de Agricultura de Texas lo compartió incluso en su página de Facebook diciendo que recalcaba la necesidad del muro propuesto por el Presidente Trump.

Pero las autoridades dijeron que todo había sido una mentira.

Daugherty y Bryant fueron acusados de conducta mortal por descargar armas de fuego uno contra el otro, de acuerdo a CBS 7. El Alguacil del Condado, Danny Dominguez, le comunicó al canal que con la investigación se descubrió que Daugherty y el otro cazador fueron heridos por “fuego amigo”. Según dijeron, no había señal de que hubiese mas nadie involucrado.

Daugherty, Bryant y un grupo de clientes habían estado cazando en el Rancho Circle Dug, un valle de 15 mil acres a tan solo unas poca millas de la frontera de México con Texas. En la noche del 6 de enero, un suplente de la Oficina del Alguacil respondió una llamada reportando un tiroteo y cuando llegó al lugar consiguió a Daugherty y Edwin Roberts sufriendo de heridas de balas. Las autoridades tuvieron sospechas desde el principio. Debido a los alegatos de las personas del grupo de que unos inmigrantes habían sido los responsables, la Unidad de Patrullas Fronterizas encargaron a 30 agentes a investigar el área con ayuda de expertos y tecnología de imagen termal, según reportó Big Bend Now. Daugherty y su prometida dijeron haber previamente visto inmigrantes cruzando la frontera y dentro de su propiedad, de acuerdo a CBS 7.

Sin embargo, luego de unos día del tiroteo la Oficina del Alguacil dijo que “no había evidencia que sugiriera violencia por paso fronterizo”, ni “tampoco señales de tráfico peatonal humano dirigiéndose de o hacia el rancho esa noche”.

“No había cartuchos de bala o proyectiles de otras armas que no fueran las que pertenecían a los individuos que se encontraban de caza, ni en el rancho ni en el camión RV”, dijo la Oficina del Alguacil a Big Bend Now a mitad de enero.