Quantcast
El Tiempo Latino
1:27 a.m. | 78° 8/19/2017

Alto oficial del gobierno mexicano advierte "nueva era en las relaciones" con EEUU bajo la administración Trump


Joshua Partlow | The Washington Post | 1/10/2017, 12:22 a.m.
Alto oficial del gobierno mexicano advierte "nueva era en las relaciones" con EEUU bajo la administración Trump
Luis Videgaray, nuevo ministro de Relaciones Exteriores de México, dijo que México estaba "entrando en una nueva era en las relaciones con Estados Unidos", en la cual Trump representaba muchas "incógnitas". | Susana Gonzalez | Bloomberg

CIUDAD DE MÉXICO - El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de México reunió a sus tropas diplomáticas el lunes, prometiendo continuar el diálogo con la administración de Donald Trump, pero advirtió que las políticas del republicano podrían afectar el "destino de futuras generaciones" de mexicanos.

Utilizando uno de los lenguajes más dramáticos en años por un alto funcionario acerca de un nuevo presidente estadounidense, Luis Videgaray dijo que México estaba "entrando en una nueva era en las relaciones con Estados Unidos", en la cual Trump representaba muchas "incógnitas".

Las propuestas del republicano podrían afectar en última instancia la vida de "millones de compatriotas de ambos lados de la frontera y el destino de las generaciones futuras", dijo.

Videgaray, nombrado al puesto la semana pasada, hizo los comentarios en una reunión de embajadores y cónsules generales de todo el mundo en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Destacó las apuestas para México con el cambio de administración en Estados Unidos, el mayor socio comercial de este país y hogar de decenas de millones de personas de ascendencia mexicana.

"No hay casi ningún aspecto de nuestra vida nacional que no esté de una u otra forma relacionada con Estados Unidos: los migrantes, el comercio, la industria, la agricultura, el turismo, los servicios, los flujos financieros, la energía, la seguridad fronteriza, la cooperación y la lucha contra drogas, crimen organizado y terrorismo ", dijo Videgaray. "Mucha gente nos pregunta: ¿Cómo va a reaccionar México?"

Dijo que algunas personas están pidiendo una estrategia de confrontación con Trump, mientras que otros están prediciendo que México actuará con "sumisión vergonzosa".

"México no escogerá ninguno de estos caminos falsos", dijo, sino que actuaría con "dignidad e inteligencia, abriendo las puertas del diálogo y de la negociación para defender los intereses de México y de los mexicanos".

El primer discurso importante de Videgaray siguió el ejemplo del presidente Enrique Peña Nieto y su gobierno. El tono no ha sido particularmente crítico a las declaraciones a menudo inflamantes de Trump acerca de los inmigrantes mexicanos -el presidente electo los ha llamado "criminales" y "violadores" - y tampoco cuestionó directamente sus propuestas para cerrar la frontera, renegociar a el Tratado de Libre Comercio Norteamericano (NAFTA en inglés) o limitar las remesas pagadas por los inmigrantes indocumentados.

Pero los comentarios del ministro reflejan el nivel de preocupación de México por el nuevo presidente estadounidense.

Videgaray, que antes era ministro de finanzas, había sido un enlace tras bastidores de la campaña de Trump y un defensor de su viaje a México en agosto pasado. Videgaray perdió su trabajo durante el alboroto que siguió a la visita, pero rápidamente recuperó su rango una vez que Trump ganó la elección.

Algunos en México han criticado la selección de Videgaray como ministro de Relaciones Exteriores como señal de desesperación por parte del gobierno de Peña Nieto, diciendo que estaba buscando a alguien que podría estar dispuesto al nuevo presidente estadounidense.

En su discurso del lunes, Videgaray afirmó la importancia de México para Estados Unidos y prometió defender la soberanía de su país. Como ejemplos de los beneficios del comercio y la inmigración, citó la cercana relación entre las fábricas automóviles en México y Michigan, las empresas mexicanas que han invertido en Dallas y el papel clave desempeñado por los trabajadores mexicanos en la industria láctea en Wisconsin.

Trump ha criticado a las empresas estadounidenses por trasladar sus trabajos a México y amenazó con imponer un "impuesto de frontera" a las firmas que fabrican productos allí con destino a los mercados estadounidenses. Ford anunció recientemente que había cancelado los planes para una planta de mil 600 millones de dólares en Hermosillo, México, después de las críticas repetidas de Trump hacia Ford y otras compañías. El gobierno mexicano está preocupado porque perderán empleos de manufactura debido a las medidas propuestas por Trump.

"Vamos a negociar con gran confianza en nosotros mismos, sin miedo, conociendo la importancia económica, social y política que tiene México para los Estados Unidos, y vamos a negociar con inteligencia y sentido común", agregó Videgaray.

Dijo que quería dejar claro que "estos millones de mexicanos que han emigrado a buscar trabajo no son como se han descrito ─delincuentes─ sino que son personas productivas que representan en la mayoría de los casos lo mejor de México".