0

Durbin y Graham introducen proyecto de ley con la esperanza de evitar la impugnación del programa DACA

Con la fecha límite aproximándose, los legisladores están tratando de proteger a "más de 1 millón" de inmigrantes indocumentados jóvenes de la deportación.
Claudette Monroy en camino a clases en la Universidad George Washington, donde es una estudiante graduada en educación internacional. Ella ha vivido la mitad de su vida, 15 años, en EEUU.

Claudette Monroy en camino a clases en la Universidad George Washington, donde es una estudiante graduada en educación internacional. Ella ha vivido la mitad de su vida, 15 años, en EEUU. Bonnie Jo Mount — The Washington Post

Con la esperanza de evitar que se impugne un programa que ha evitado que casi 800.000 jóvenes inmigrantes sean deportados, dos senadores veteranos hicieron un amplio llamado al presidente Donald Trump el jueves para que apoye una }legislación que pondría a esos inmigrantes y a miles de otros en un camino legal hacia la ciudadanía estadounidense.

El Senador Richard Durbin, demócrata de Illinois y el Senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, introdujeron la Ley para Soñadores (Dream Act) que otorgaría estatus legal permanente a más de 1 millón de jóvenes que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir los 18 años, pasaron los chequeos de seguridad y cumplieron otros criterios, incluyendo matricularse en la universidad, unirse al ejército o encontrar trabajo. Los inmigrantes deben haber vivido en los Estados Unidos por lo menos cuatro años para aplicar.

“Espero que podamos encontrar un camino hacia adelante con el Presidente Trump”, dijo Graham en una conferencia de prensa. "¿No sería irónico que el hombre que inició su campaña hablando de inmigración ilegal de una manera muy dura sea el hombre que pueda poner al país en un camino para resolver el problema?"

Como candidato, Trump criticó el programa de Acción Diferida por Llegadas de la Niñez (DACA, por sus siglas en inglés) del Presidente Barack Obama, diciendo que era un error pasar por encima del Congreso y protegiendo de la deportación - incluyendo números de Seguro Social y permisos de trabajo - a inmigrantes indocumentados que llegaron al país como niños.

Trump, que ha hecho que la política anti-inmigrante sea una piedra angular de su administración, prometió ser candidato para poner fin al programa. Pero vaciló después de asumir el cargo, diciendo que quería tratar a los jóvenes inmigrantes con "corazón".

Su administración ha renovado miles de permisos de trabajo para los receptores de DACA y emitió otros nuevos, lo que llevó a Texas y a otros nueve estados, incluyendo a Carolina del Sur, a amenazar con demandar a la administración si no comienza a eliminar gradualmente el programa para el 5 de septiembre.

Con esa fecha aproximándose, Durbin dijo que está activamente comprometido con la Casa Blanca en el tema. Primero presentó la legislación "soñadora" hace 16 años. Otras versiones aprobadas por la Cámara en 2010 y en el Senado, como parte de un proyecto de ley de inmigración más amplio, en 2013. Pero ninguna ley ha sido aprobada por ambas cámaras.

Obama creó el programa de acción diferida en 2012 porque el Congreso no había actuado sobre el tema.

"Creemos que hay personas dentro de la Casa Blanca que quieren continuar este diálogo y conversación, y vamos a trabajar con ellos", dijo Durbin.

Trump dio algunas razones esperanzadoras la semana pasada, diciéndole a los periodistas en el Air Force One que poner fin a DACA es "una decisión que es muy, muy difícil de tomar".

"Lo que me gustaría hacer es un plan integral de inmigración", dijo Trump. "Pero nuestro país y las fuerzas políticas aún no están listos".

Funcionarios de la Casa Blanca señalaron esta semana que el presidente no apoyará el Dream Act. "Creo que la administración se ha opuesto al Dream Act y probablemente será coherente con eso", dijo Marc Short, director de asuntos legislativos del presidente.

Otro asesor de la Casa Blanca dijo que el presidente está comprometido en hacer cumplir las leyes de inmigración y proteger los empleos estadounidenses, y está en conversaciones con la Cámara y el Senado sobre proyectos de ley como la Ley Davis-Oliver, que reprimiría a los inmigrantes criminales y haría cambios en el sistema legal de inmigración a uno basado en méritos. Trump también está buscando 1.600 millones de dólares para comenzar la construcción de un muro fronterizo.

Sin embargo, los defensores de los inmigrantes saludaron la reintroducción de la legislación y dijeron que esperaban que ganara fuerza, sobre todo porque las personas a las que afectaría son ampliamente vistas como las más simpáticas de los 11 millones de inmigrantes indocumentados de la nación.

Pero los críticos dijeron que dudaban de que el Congreso controlado por los republicanos aprobara la medida.

"Dado el historial del Congreso ... No creo que haya mucha oportunidad ahora", dijo Jessica Vaughan, directora de estudios sobre políticas para el Centro de Estudios de Inmigración y un oponente de DACA.

El Instituto de Políticas de Migración estima que 1,8 millones de inmigrantes tendrían derecho a un estatus legal condicional bajo la propuesta Dream Act, y un subconjunto de 1,5 millones probablemente cumpliría los criterios para obtener la residencia permanente o green card. Después de un período de espera de cinco años, los del último grupo podrían solicitar la ciudadanía de los Estados Unidos.

Cientos de miles de jóvenes inmigrantes, muchos de los cuales han estado en los Estados Unidos desde su niñez, han recibido protecciones del programa DACA. Con Obama fuera de la Casa Blanca, muchos temen ser deportados.

Angelica Villalobos, una madre de cuatro hijos que vive en Oklahoma, dijo que es renuente a fijar sus esperanzas en el Congreso. "Si DACA se elimina, no estaré a salvo," dijo el jueves.

El secretario de Seguridad Nacional, John F. Kelly, dijo a los legisladores la semana pasada que los asesores legales le advirtieron que DACA probablemente no sobreviviría a un desafío judicial.

Graham, que también criticó la decisión de Obama de pasar por alto el Congreso y crear DACA, dijo que aprobar una ley podría arreglar eso. Hizo un comentario similar durante la audiencia de confirmación en enero del Procurador General Jeff Sessions.

"La mejor manera de hacerlo es que el Congreso y la administración trabajen juntos y aprueben una ley, no una orden ejecutiva", dijo Graham.

"Exactamente", respondió Sessions.

El Departamento de Justicia no quiso hacer comentarios el jueves.

Graham dijo que Estados Unidos se enfrenta a un "momento de recuento".

"Al Presidente Trump, usted tendrá que tomar una decisión, la campaña ha terminado", dijo Graham. "Al Partido Republicano: ¿Quiénes somos? ¿Qué creemos? ... Cuando escriban la historia de estos tiempos, voy a estar con estos niños".

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)